LO QUE NOS ATENAZA PARA IMPULSAR UN CAMBIO PROFESIONAL

 

A lo largo de nuestra carrera profesional hemos visto o incluso hemos sido en algún momento buscadores de trabajo “pasivos”. Es decir, estamos relativamente contentos con nuestro puesto de trabajo, pero siempre pensamos que, sin duda, hay trabajos que se adaptan más a nuestras necesidades y que nos permitirían despuntar.

 

Y lo que normalmente hacemos es mirar a ofertas de trabajo, enviar un CV para ver qué pasa y nuestro deseo interior de cambio se va marchitado porque siempre creemos que los jóvenes son mejores que nosotros y la empresa ofertante habrá elegido para un puesto a un joven con idiomas y algún máster de una escuela de negocios de renombre. Y creemos que ello siempre va a ser así.

 

La importancia de las competencias y logros profesionales.

Lo que sucede es que sí, los jóvenes suelen ser más listos que nosotros. Esto es evidente.  Pero lo que está claro es que no podemos competir con los jóvenes por conocimientos, que suelen ser mayores que nosotros, pero sí por competencias.

 

Esta es la palabra clave. Y hay una miopía en la concentración en las mismas. Las competencias son transferibles a otros proyectos y experiencias. Hay unas 12 que son genéricas y que Recasens&Ros tiene perfectamente delimitadas y que han de formar parte necesariamente de la “mochila” del profesional senior. Por ejemplo, el liderazgo. La persona que es líder lo será siempre, en la vida y en el trabajo.

 

Pero claro, las competencias deben demostrarse con ejemplos palpables, los llamados “logros profesionales” que dan la verdadera dimensión de nuestro valor profesional. Y ello debe aparecer en nuestro CV. Merece la pena destacar que el CV es un documento trascendente, al que debemos dedicar mucho tempo, destacando nuestros conocimientos, pero sobre todo los logros que hemos conseguido.

 

Ahí es done incide el trabajo del Consultor de Carreras, como Recasens&Ros, que es un profesional independiente y que está muy habituado a trabajar en las competencias y detectar el nivel de desarrollo de las mismas. Y todo cambio de trabajo empieza por saber cómo nos vamos a posicionar en el mercado de trabajo: como un profesional de lujo o como un “simple buen trabajador”. En nuestra experiencia hemos sido capaces de dar un vuelco a la percepción de muchas personas que nos visitan, y muchos de ellos son capaces de dar el salto.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Tel. 659542452

 

 

 

Recasens&Ros, Orientación y Cambio Profesional

Estoy harto de mi trabajo, pero no consigo cambiar

Estoy harto de mi trabajo, pero no consigo cambiar

 

Sobre todo, si hace varios años que estamos en la misma posición y las promesas de ascenso en nuestra posición o de asunción progresiva de responsabilidades han quedado en nada.

En estas ocasiones la precipitación y las chapuzas en la búsqueda de un cambio son habituales. Aconsejado por nuestro cuñado este último verano en la playa, lo primero es hacer un CV. Y éste se redacta en una tarde de domingo mientras se escucha el Carrousel Deportivo y nos quejamos porque nuestro equipo ha perdido.

El CV hecho de esta manera suele contener una información muchas veces muy precaria, inconsistente y de muy poco valor añadido. Incluimos una foto en camiseta de este  verano y ya está. De nuevo nuestro cuñado nos pasa una lista de empresas de selección y mandamos nuestro “flamante “CV de manera semi clandestina, no vaya a ser que en nuestro actual trabajo se enteren de nuestras intenciones. Los pensamientos en esta fase son “Con lo que les hemos dado, y nos tratan así. Se van a enterar·.

Y resulta que el resultado no es tan infalible. No recibimos ninguna llamada de ninguna empresa de selección. Lo máximo una carta o mail de agradecimiento. El desengaño aumenta y la desilusión también. Nuestro cuñado no había dicho nada de esto.

La mejor solución está en acudir a un consultor de carreras profesionales, que estudia el tema de manera objetiva. Su labor se circunscribe en estos ámbitos:

1.- Estudio de la persona desde el punto de vista profesional. Se basa en unos tests que le permiten una rápida localización del perfil profesional del cliente.

2.- Es importante hacer una lista de aquellas tareas en las que hemos sobresalido. Se trata de los logros, que surgen de nuestras competencias. Supone hacer un repaso exhaustivo de lo que hemos hecho y conseguido a lo largo de nuestra vida profesional.

3.- Una vez perfilados los logros, éstos se vierten en un CV profesional.  Un CV basado en simples funciones no nos destaca de otros con posiciones parecidas o iguales a las nuestras. Los logros sí, pues surgen de las competencias, las cuales son más o menos invariables a lo largo de nuestra carrera profesional. Un CV basado en logros tiene muchas más garantías de éxito. La información que trasmitimos es mucho más ordenada y coherente ya que la hemos trabajado a fondo en nuestra labor de identificación de los mismos.

 

4.- Mientras remitimos nuestro nuevo CV a las empresas de selección al mismo tiempo hay que iniciar una labor de networking, es decir, establecer nuestra red de contactos y ponerlo en marcha. Como ya sabemos a lo que podemos aspirar, nuestra identificación de personas no es tan atolondrada. Se puede iniciar vía linkedin o en persona, a la que se le contacta con un mensaje prepardo. Hasta un 70/75 % de los cambios de trabajo se inician por el networking. Esto sí hay que saber que trasmitir en esta labor de comunicación. E consultor de carreras profesionales asesora en todo ello.

5.- La fase final es cómo afrontar una entrevista de trabajo de manera satisfactoria. Todo el trabajo previo se puede echar a perder por una mala entrevista de trabajo. Y ser capaz de dar respuestas profesionales que el entrevistador espera escuchar.

 

Es decir, del mismo modo que cuando tenemos una dolencia acudimos al médico y seguimos un proceso, cuando lo que nos afecta es nuestro trabajo hay que actuar del mismo modo. De ahí la labor del Consultor de Carreras Profesionales.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

M.- 659542452

Conferencia de Guillem Recasens el día 12 de noviembre a las 19:00 en CINC Business Centers

Conferencia de Guillem Recasens el día 12 de noviembre a las 19:00 en Cinc Business Centers, en Llull 321 de Barcelona.

Querdos amigos, a lo largo de nuestra carrera profesional suelen surgir contingencias que impiden el desarollo como esperábamos de la misma. Muchas veces no sabemos como gestionarlas de manera adecuada. Del mismo modo que resulta poco probable que permanezcamos en una empresa trabajando de por vida, tras una epoca en que hemos estado cómodos en dicha organización, bien por estancamiento, bien por falta de retos o bien porque ya somos prescindbles, no sabemos cómo afrontar esta nueva situación, que a menudo se traduce en una transición profesional, o cambio de trabajo.  

 

Esta conferencia da ciertas claves para afrontar esta nueva situación de manera satisfactoria.

Objetivo:

Ayudar a aquellos profesionales que tras un primer empleo en el que están inmersos, hay alguna contingencia que les impide un desarrollo profesional que no saben cómo gestionar.

Ámbitos:

  • Como afrontar una desvinculación y encontrar un trabajo adecuado. Cómo seguir con éxito el proceso de identificación y acceso a nuevos proyectos.
  • Estancamiento profesional. No se cumplen las expectativas prometidas en la incorporación.
  • Creación de proyecto propio: valoración de las aptitudes de emprendiduría.

Destinado a:

  • Profesionales que tras una experiencia profesional concreta se encuentran que no saben identificar ofertas profesionales.
  • Buscadores pasivos de trabajo que no reciben respuesta.
  • Personas que deben afrontar un nuevo proceso de identificación de proyectos y no saben cómo empezar esta labor.
  • Profesionales que no saben hacer uso adecuado de la red de contactos.
  • Personas que consiguen entrevistas pero no las superan.
  • Personas que han sido despedidas y no consiguen acceder a nuevas oportunidades.
  • Confección profesional de CV con el que se consiguen llamadas y entrevistas.

Contexto

Dado que los métodos de  identificación, búsqueda y acceso a nuevos trabajos son mucho más complejos que antes hay que dominar las técnicas para planificar una nueva oportunidad, identificarla y acceder a ella.

Dominio del concepto empleabilidad.

Dominio de las competencias profesionales.

Dominio de los logros profesionales.

Resultados:

El proceso da como resultado que el profesional desanimado o en fase de búsqueda desordenada de oportunidades y “quemando” sus contactos por dar mensajes equivocados a personas que queriendo o saben cómo ayudarle, ve que hay una manera científica y con garantías para conseguir entrevistas para nuevos proyectos.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

 

Visitar a head hunters sin preparación

 

Visitar a head hunters  sin preparación.

 

Una práctica habitual de quien pierde su puesto de trabajo  y una vez superado el “duelo”, y con el fin de reubicarse lo más rápidamente en el mercado de trabajo es ir a hablar con amigos, los cuales les dan consejos bienintencionados que han oído en charlas o les comentan lo que ellos hicieron, como si todos los casos de pérdida de trabajo fueran iguales.

Uno de los consejos que suelen seguir estas personas es la de ir  visitar a los llamados head hunters pues, creen que ellos sí tienen acceso a puestos de trabajo buenos. Incluso algún amigo le ha podido pasar un listado de estos profesionales. Y creen que si se dan a conocer personalmente ello tiene más fuerza y les recordarán más.

Ello no deja de ser cierto, pero olvidan que un head hunter no tiene por ocupación principal la de recibir a candidatos que no esperan. Probablemente les reciban por cortesía, o porque alguien les pide que lo haga, pero aparte de escucharle y de repasar su CV rápidamente, no podrán hacer demasiado si no tienen en este momento un cliente que le pide un candidato que encaje con la persona que tiene delante. Es decir, tiene poca eficacia.

Otra cosa importante es cómo se redacta el Cv y qué posiciones o empresas ha ocupado la persona. Si son empresas conocidas, con solidez y las posiciones han sido escalonadas y sin espacios en blanco, las posibilidades de éxito son mayores, siempre que el CV se envíe tras una propuesta clara de selección de un head hunter.

Y eso sí, si le interesamos nos llamará constantemente y hay que saber superar estas entrevistas, pues el head hunter vive de que su cliente tenga dudas a la hora de decidir con qué candidato se queda. Cuando el cliente se decide por otra persona, es difícil que el consultor haga caso, salvo honrosas excepciones, a nuestras llamadas, pues siempre estará reunido o estará hablando por otra línea telefónica.

Lo que hay que hacer en los casos de pérdida de un trabajo es en primer lugar,  no “quemar” contactos a los que no se sabe muy bien qué decir, y planificar bien la búsqueda de un proyecto atractivo. Dicha planificación se puede hacer sólo o se puede pedir ayuda a un consultor de carreras profesionales que no sólo orienta, sino que acompaña en la transición profesional, con éxito asegurado. Es el profesional idóneo en estos casos, pues es independiente y sus conclusiones no se basan en la inspiración, sino en argumentos bien fundados y sólidos que dan una idea clara al cliente de cuál es su valor profesional en el mercado y a qué puede aspirar.

Una vez ello queda claro, ayuda a hacer un CV profesional que sí será leído por los head hunters y le pueden llamar porque puede ser un eventual buen candidato. La planificación bien hecha siempre tiene buenos resultados.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guilem@recasens-ros.com

  1. 93 4521614

M.- 659542452

El estancamiento profesional

El estancamiento profesional

Ciertamente, a mediados de septiembre todo vuelve a la normalidad. Y vemos con alegría que nuestros hijos hacen un curso más, van aprendiendo nuevas ideas y observamos que ya no son niños. Es decir, normalmente, evolucionan.

Pero ¿qué podemos decir de nosotros? ¿Hemos evolucionado en el último año? ¿Hemos tenido ofertas de trabajo interesantes? ¿Hemos hecho entrevistas estimulantes? ¿Hemos conocido a personas realmente importantes? Si la respuesta es que no a la mayoría de estas preguntas, es que algo no va muy bien. Es el llamado estancamiento profesional.

Raramente las promesas al inicio de un trabajo se cumplen totalmente: es decir, la prometida evolución en la carrera profesional no siempre va al ritmo esperado. Y durante las vacaciones dedicamos un ratito a pensar en ello, pero lo aparcamos temporalmente hasta que vamos a bañarnos a la playa.

Esta secuencia de hechos es más normal de lo que parece. Y lo penoso es que si se prolonga en el tiempo repercute en una devaluación de nuestro valor de mercado, no somos percibidos como personas con un interés en aportar ideas o ingresos a otra empresa.

Y aunque hagamos una buena entrevista, si no hemos hecho en nuestra vida ningún cambio profesional, es difícil que se nos reconozca nuestra valía.
Por tanto, igual que todos hacemos un chequeo de salud al año, muy pocos hacen chequeos de valor profesional y evalúan sus posibilidades de mejora, de cambio de trabajo, a conocer sus competencias, a cotejar ofertas de trabajo, o sentirse acompañado en una situación de despido. A lo sumo lo comentan con amigos bienintencionados que nos intentan animar, pero no nos ayudan, porque no saben cómo hacerlo.
En este contexto resurge la figura del consultor de carreras profesionales, que da sentido a todo ello y es el profesional con el que se puede tener un feed back de valor real.

Pero algunos dudarán del trabajo del consultor, porque tal como están las cosas, es mejor conservar lo que ya se tiene… hasta que pasa algo en “lo que ya se tiene”. Y nos lanzamos a enviar CV hechos en una tarde de domingo mientras escuchamos el Carrusel Deportivo y nos preocupa más el empate del Celta con el Granada que hacer una buena redacción de un CV.

El segundo problema es “y qué pongo yo en el CV”? ¿He hecho algo de valor? He aportado algo productivo a mi empresa? Si no lo tenemos claro, de esta indefinición salen CV realmente penosos, farragosos, densos, larguísimos, ilegibles con intención de demostrar lo “buenos que somos” pero que rápidamente son descartados por eventuales empleadores.

Ahí también la figura del consultor de carreras ayuda a una redacción de un CV profesional, interesante y que aporta valor a un eventual empleador. Y los CV con las ideas de un Consultor de Carreras normalmente triunfan y pasan las cribas a las que los someten las empresas de selección.
Sin este proceso de pensamiento bien hilvanado, estudiado y conducido convenientemente, es difícil hacer un cambio profesional o mejorar en nuestro puesto de trabajo.

Guillem Recasens
www.recasens-ros.com
guillem@recasens-ros.com
M.- 659542452

Cómo ayudar (de verdad) a los amigos con problemas profesionales

Cómo ayudar (de verdad) a los amigos con problemas profesionales

Las empresas de selección usan de una técnica clásica para identificar candidatos, cuando proponen la llamada “búsqueda directa”, es decir, sin anunciar esta búsqueda en medios. Usan de “intermediarios” para llegar a más candidatos. Algunos los  llaman  Prescriptores de Posición (PdP) , otros Transmisores de Información (TdI), pero todas estas técnicas tienen la misma esencia, que es la misma génesis del networking. La situación es la siguiente.

Sin duda que alguna vez nos ha contactado un head hunter ( HH o cazatalentos) y nos ha propuesto una oportunidad profesional que, a priori, él/ella cree que nos podría interesar. Nuestra reacción suele ser de sorpresa si no esperamos la llamada o de alegría si responde a un CV enviado previamente por nosotros. Pero no nos deja indiferente. Ante la propuesta podemos decir que sí nos interesa, con lo cual, pasamos al circuito de entrevistas, tests psicotécnicos, etc.

Pero podemos decir que no nos interesa la propuesta, por el motivo que sea. Ante esto el cazatalentos no nos da las gracias y se despide sin más. Al cazatalentos sólo le preocupan en este momento dos cosas:

  • Dónde trabaja nuestro candidato.
  • Quién conoce a nuestro candidato.

Por ello, si cree que ha identificado un candidato posible (dónde trabaja)  y rechaza la propuesta. Pasa a la segunda pregunta (quién le conoce) y nos hace otra pregunta: ¿Conoces a alguien a quien le podría interesar? Es decir, nos traslada su trabajo a nosotros que si le damos un contacto, que presumimos puede estar interesado, para el HH ello tiene una fuerza extremadamente sólida y no tardará ni un minuto en contactar con la persona propuesta. ¿Por qué? Pues porque normalmente nuestras relaciones son parecidas a nosotros y puede ser interesante quedar bien ante un HH para el futuro.

 

Por todo ello, cuando alguien está en una situación profesional ambigua, o estancado o desea cambiar de trabajo inicia unos pasos balbuceantes y torpes de networking, haciendo uso del traslado de su problema a nosotros, que poco podemos hacer.

Por ello, la mejor solución que tenéis para ayudarle es trasladarle a un consultor de carreras profesionales, que sí le puede ayudar y de manera muy efectiva, iniciando un proceso muy estructurado que conduce sin duda a alcanzar nuevas posiciones de trabajo en un plazo de tiempo muy breve.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

Tel. 934521614

El consultor de carreras profesionales

La necesidad del consultor  de carreras profesionales

Si bien la mayoría de personas a menudo suelen hacer un chequeo de salud para tener conciencia de cómo están y si conviene hacer algún ”reajuste”, también son muchas las personas que hacen de vez en cuando una revisión de su empleabilidad, su eventual reubicación en el mercado de trabajo, su valor profesional, etc.

Este proceso de pensamiento se puede hacer de manera intuitiva con lo que el índice de auto satisfacción se verá fácilmente colmado, o se pude hacer un estudio riguroso de los conceptos antes vistos, guiado por un profesional de la asesoría de carreras profesionales. Es decir, del mismo modo que para saber nuestra nivel de salud vamos a un profesional de la  medicina, también en temas de trabajo se debe acudir a un profesional de carreras profesionales.

El consultor de carreras es un profesional independiente que ha ocupado en el pasado puestos de responsabilidad y sabe cómo hacer el “cambio de trabajo científico”, es decir preparar un plan de trabajo que conduce, indefectiblemente, al cambio.

Efectivamente, no es necesario estar en el paro para acudir al consultor de carreras. Muchas personas están empleadas y aparentemente satisfechas pero esperan hacer un cambio profesional a un puesto de trabajo mejor, pero no saben cómo empezar a trazar un plan.

El plan de trabajo de un consultor de carreras es el siguiente:

1.- Comprobación del nivel profesional del cliente. No se puede empezar el proceso basándose en intuiciones o un conocimiento superficial del cliente. Hay que comprobar muchos más aspectos que los que incluye el CV. Para ello se trabajan:

  • pruebas de tipo psicológico[1]-laboral en que se analiza el perfil psicológico,
  • los  “motores motivacionales” (lo que nos empuja a ir a trabajar),
  • la orientación profesional (que corrobora lo ya sospechado o aporta nuevas posibilidades profesionales)
  • test de las competencias transferibles.

De ahí se obtiene un perfil profesional válido que es la base del proceso. Y ya se sabe el nivel profesional del cliente y hacia dónde hay que enfocar la búsqueda.

2.-  Identificación de logros. Los logros son aquellas labores que van más allá de las funciones. Es aquel trabajo que hace que la empresa tenga un retorno pecuniario extra, o inesperado gracias a la idea de un profesional que ve áreas de negocio donde otros no las ven. Hay hasta 15 maneras de identificar los logros y todos tenemos logros. Los logros están basados en las competencias ya analizadas y de ahí sabremos nuestra utilidad (empleablidad) para uno o más empleadores. Es decir, es empezar la casa por el tejado (por tus logros sabré si eres competente y de ahí sabré si me eres útil). Es imprescindible conocer los logros que hemos atesorado en nuestra carrera profesional y tenemos que saber exponerlos de manera fluida.

3.- Confección de CV (que es la información básica en todas las búsqueda de trabajo) nuevo, profesional, con información muy valiosa para el reclutador o empleador. El CV lo puede hacer el cliente con las pautas del consultor o lo prepara el consultor y lo complementa el cliente[2]. Hay varios envíos entre cliente y consultor hasta que se llega al acuerdo del CV final.

4.- Una vez confeccionado el CV, ya se puede enviar, bien sea a reclutadores a los que se les envía para actualizar datos o respondiendo a una oferta que tengan publicada en su página web. Es probable que el consultor de carreras tenga acceso a determinadas bolsas de trabajo que también pueden tener ofertas de trabajo abiertas.

5.- A la vez que se remiten los CV adaptados a las ofertas vistas, es conveniente abrir otro frente: la gestión de la red de contactos, o networking.  El networking supone la segmentación de nuestros contactos, clasificarlos y preparar un mensaje profesional para transmitirles, más allá del “tú ya me conoces, si sabes de algo”. Todos los clientes del consultor aceptan un pacto de aceptar recibir a alguien que les pide ayuda.

6.- La fase final del proceso suelen ser las entrevistas de trabajo, que hay que aprender a superar. Es normal que el consultor tenga un listado de preguntas de entrevista. Muchos de ellos tienen experiencia en selección y saben cómo ayudar al cliente a responder a todo tipo de preguntas de manera satisfactoria.

En todas estas fases el consultor acompaña, aconseja, guía, aporta contactos, identifica trabajos e impide que el cliente se relaje en todo este proceso.

Por todo ello, cuando alguien que sepáis os solicite ayuda en su proceso de cambio, el mejor servicio que le podéis hacer es recomendarle la visita a un consultor o asesor de carreras profesionales, que es quien en realidad le puede ayudar.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

M.- 659542452

[1] El equipo de Recasens & Ros cuenta con una profesional de la psicología cuyo cometido es la interpretación de los tests.

[2] En Recasens&Ros los CV se preparan por el consultor y los complementa el cliente.

Déjame tu CV y si sé de algo…

Déjame tu CV y si sé de algo…

 

Muchos de mis clientes que vienen a verme tras un despido,  me comentan que ya  han superado el trance, que están en forma y que ya han hecho una labor de networking. Pero los resultados de esta labor de networking no les han ido nada bien. Han repescado sus contactos, amigos y conocidos y les han explicado su situación. El resultado es el del título de esta newsletter.  El CV queda guardado en un cajón que tras unos meses, va a pasar a la papelera. Y nosotros nos vamos muy satisfechos de la labor.

 

Como no pasa nada, la pregunta surge: ¿Cómo es que yo, que era Director de Departamento e hice muy buena labor con las personas que contacto, ahora no me ayudan a mí? Precisamente, porque “eras” o “fuiste”: tu visibilidad y notoriedad ha bajado. Les interesabas por tu cargo, y no tanto por tu persona.

 

El periodo de desempleo hay que utilizarlo de manera positiva y hacer un plan de acción. En primer lugar, se deben seleccionar contactos que tengan o hayan tenido relación profesional con nosotros. Estos los llamaremos Prescriptores de Posición (PdP).

Hay que tener claro que de las personas que vamos a ver se deben obtener tres cosas:

  • Ganar visibilidad. Es decir, “enamorar” a nuestro interlocutor, dando la imagen de ser personas con recursos.
  • Qué te dé más nombres de otros contactos o PdP.
  • Que te tengan presente para cuando les surja algo.

El mensaje a dar debe trabajarse un poco: hay que pedir “consejo” para captar la atención del interlocutor. Y explicar lo que se ha hecho para identificar proyectos interesantes. Hay que recordar que esta persona suele tener buena relación con nuestro personaje. El resultado aparente es que no ha pasado nada, pero si se han conseguido tres nuevos contactos a los que se puedes contactar, hay que ir a verlos con el mismo sistema, siempre dando referencia (si se nos permite) de la persona que ha dado su nombre.

 

Cuanto mayor sea la “mancha de aceite”, es más que posible que alguien con quien se haya contactado, nos contacte para una posición. Estoy seguro que muchos de los lectores han conseguido puestos de trabajo por contactos. Evidentemente, es un sistema algo lento, pero infalible si se hace bien.

En cuanto a la selección de contactos y su clasificación, hay que ir de la mano de un consultor de carreras para hacerlo de manera correcta y profesional. Hay que escenificar el diálogo, ya que es un “vestido a medida”, seleccionar los contactos y viendo para que nos van a ser útiles y la forma de contactarlos. Como hemos dicho antes, si se hace bien, el resultado es seguro.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

 

Llega la Navidad. La paradoja de los parientes, por @GRecasensR

Llega Navidad. La paradoja de los parientes, por @GRecasensR

Nos acercamos a unas fechas muy bonitas y entrañables. Las Navidades no  son vacaciones muy largas, pero quien más quien menos hará unos días de descanso en familia.

Y volvemos a reunirnos con personas que quizá hace un tiempo que no vemos y aprovechamos para ponernos al día. Dejando de lado comentarios amables sobre los hijos y lo altos que están y otras banalidades, inevitablemente en el segundo plato de la gran comilona se toca el tema laboral. Y aquí las miserias de muchos se olvidan y se magnifican los logros y lo bien que les va a todos.  Y uno, que tiene el trabajo que tiene, puede caer en un estado de baja autoestima, enojo o incluso envidia.

Y nace el dilema: ¿Cómo es que a todos les va bien y a mí me va mal? Estoy en la peor empresa del mundo. Si a mi cuñado, con un chiringuito, le va mejor que a mí. O si mi cuñada, que no pasó del bachillerato está “montada en el dólar”, mientras que yo, que  tengo un MBA tengo un sueldo justito.

Lo cierto es que mucha gente tiende a magnificar algunos aspectos de su vida, y muy especialmente temas como el trabajo, el coche que se ha comprado (aunque esté pagándolo a plazos durante 5 años) o el viaje que han hecho a las Islas Fidji (que también está pagando a plazos). ¡No os dejéis engañar!

Una vez pasado el efecto demoledor de los comentarios de los parientes y una vez comida una buena dosis de turrón balsámico, nos calmamos y vemos que no estaría mal dedicar estos días de descanso a hacer un breve estudio de nuestra situación y de por qué tenemos estos sentimientos no muy benignos.

 

Y vemos que mucha gente hace cambios de trabajo. No es una tarea imposible. Y no es que tengan suerte. Es que “se lo trabajan”. Lo planifican, hacen un CV profesional, conocen sus carencias, tienen una buena agenda de contactos atesorada con el tiempo y que han cuidado, se preparan y siguen un plan de acción a rajatabla  muy elaborado.

Es lo que se llama el cambio de trabajo científico.

Ante la pereza, el desánimo, la poca preparación, y el despiste, el Consultor de Carreras Profesionales hace todo esto para sus clientes y le prepara para el cambio de trabajo. Y no con falsas palabras como “tranquilo,…. Es una mala racha”. Traza un plan de acción muy estudiado, para cada cliente y lo ejecuta de manera perseverante y contumaz. El resultado no es otro que conseguir el cambio profesional, de trabajo o de empresa.

Por tanto, el consultor de carreras es capaz de ayudar a conseguir el cambio. Hay esperanzas reales para todos los que pueden estar mal en sus puestos de trabajo. La primera visita es gratuita y los resultados espectaculares. Todo está muy guiado y los resultados empiezan a verse desde el principio.

 

Por tanto, cierro el año con mis comentarios que espero que os agraden y no puedo dejar de desearos a todos Feliz Navidad y unas muy buenas fiestas.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

Guillem@recaens-ros.com

M.- 659542452