LO QUE NOS ATENAZA PARA IMPULSAR UN CAMBIO PROFESIONAL

 

A lo largo de nuestra carrera profesional hemos visto o incluso hemos sido en algún momento buscadores de trabajo “pasivos”. Es decir, estamos relativamente contentos con nuestro puesto de trabajo, pero siempre pensamos que, sin duda, hay trabajos que se adaptan más a nuestras necesidades y que nos permitirían despuntar.

 

Y lo que normalmente hacemos es mirar a ofertas de trabajo, enviar un CV para ver qué pasa y nuestro deseo interior de cambio se va marchitado porque siempre creemos que los jóvenes son mejores que nosotros y la empresa ofertante habrá elegido para un puesto a un joven con idiomas y algún máster de una escuela de negocios de renombre. Y creemos que ello siempre va a ser así.

 

La importancia de las competencias y logros profesionales.

Lo que sucede es que sí, los jóvenes suelen ser más listos que nosotros. Esto es evidente.  Pero lo que está claro es que no podemos competir con los jóvenes por conocimientos, que suelen ser mayores que nosotros, pero sí por competencias.

 

Esta es la palabra clave. Y hay una miopía en la concentración en las mismas. Las competencias son transferibles a otros proyectos y experiencias. Hay unas 12 que son genéricas y que Recasens&Ros tiene perfectamente delimitadas y que han de formar parte necesariamente de la “mochila” del profesional senior. Por ejemplo, el liderazgo. La persona que es líder lo será siempre, en la vida y en el trabajo.

 

Pero claro, las competencias deben demostrarse con ejemplos palpables, los llamados “logros profesionales” que dan la verdadera dimensión de nuestro valor profesional. Y ello debe aparecer en nuestro CV. Merece la pena destacar que el CV es un documento trascendente, al que debemos dedicar mucho tempo, destacando nuestros conocimientos, pero sobre todo los logros que hemos conseguido.

 

Ahí es done incide el trabajo del Consultor de Carreras, como Recasens&Ros, que es un profesional independiente y que está muy habituado a trabajar en las competencias y detectar el nivel de desarrollo de las mismas. Y todo cambio de trabajo empieza por saber cómo nos vamos a posicionar en el mercado de trabajo: como un profesional de lujo o como un “simple buen trabajador”. En nuestra experiencia hemos sido capaces de dar un vuelco a la percepción de muchas personas que nos visitan, y muchos de ellos son capaces de dar el salto.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Tel. 659542452

 

 

 

Recasens&Ros, Orientación y Cambio Profesional

Estoy harto de mi trabajo, pero no consigo cambiar

Estoy harto de mi trabajo, pero no consigo cambiar

 

Sobre todo, si hace varios años que estamos en la misma posición y las promesas de ascenso en nuestra posición o de asunción progresiva de responsabilidades han quedado en nada.

En estas ocasiones la precipitación y las chapuzas en la búsqueda de un cambio son habituales. Aconsejado por nuestro cuñado este último verano en la playa, lo primero es hacer un CV. Y éste se redacta en una tarde de domingo mientras se escucha el Carrousel Deportivo y nos quejamos porque nuestro equipo ha perdido.

El CV hecho de esta manera suele contener una información muchas veces muy precaria, inconsistente y de muy poco valor añadido. Incluimos una foto en camiseta de este  verano y ya está. De nuevo nuestro cuñado nos pasa una lista de empresas de selección y mandamos nuestro “flamante “CV de manera semi clandestina, no vaya a ser que en nuestro actual trabajo se enteren de nuestras intenciones. Los pensamientos en esta fase son “Con lo que les hemos dado, y nos tratan así. Se van a enterar·.

Y resulta que el resultado no es tan infalible. No recibimos ninguna llamada de ninguna empresa de selección. Lo máximo una carta o mail de agradecimiento. El desengaño aumenta y la desilusión también. Nuestro cuñado no había dicho nada de esto.

La mejor solución está en acudir a un consultor de carreras profesionales, que estudia el tema de manera objetiva. Su labor se circunscribe en estos ámbitos:

1.- Estudio de la persona desde el punto de vista profesional. Se basa en unos tests que le permiten una rápida localización del perfil profesional del cliente.

2.- Es importante hacer una lista de aquellas tareas en las que hemos sobresalido. Se trata de los logros, que surgen de nuestras competencias. Supone hacer un repaso exhaustivo de lo que hemos hecho y conseguido a lo largo de nuestra vida profesional.

3.- Una vez perfilados los logros, éstos se vierten en un CV profesional.  Un CV basado en simples funciones no nos destaca de otros con posiciones parecidas o iguales a las nuestras. Los logros sí, pues surgen de las competencias, las cuales son más o menos invariables a lo largo de nuestra carrera profesional. Un CV basado en logros tiene muchas más garantías de éxito. La información que trasmitimos es mucho más ordenada y coherente ya que la hemos trabajado a fondo en nuestra labor de identificación de los mismos.

 

4.- Mientras remitimos nuestro nuevo CV a las empresas de selección al mismo tiempo hay que iniciar una labor de networking, es decir, establecer nuestra red de contactos y ponerlo en marcha. Como ya sabemos a lo que podemos aspirar, nuestra identificación de personas no es tan atolondrada. Se puede iniciar vía linkedin o en persona, a la que se le contacta con un mensaje prepardo. Hasta un 70/75 % de los cambios de trabajo se inician por el networking. Esto sí hay que saber que trasmitir en esta labor de comunicación. E consultor de carreras profesionales asesora en todo ello.

5.- La fase final es cómo afrontar una entrevista de trabajo de manera satisfactoria. Todo el trabajo previo se puede echar a perder por una mala entrevista de trabajo. Y ser capaz de dar respuestas profesionales que el entrevistador espera escuchar.

 

Es decir, del mismo modo que cuando tenemos una dolencia acudimos al médico y seguimos un proceso, cuando lo que nos afecta es nuestro trabajo hay que actuar del mismo modo. De ahí la labor del Consultor de Carreras Profesionales.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

M.- 659542452

Feliz año nuevo… y adiós a los errores viejos

Ante todo, permítanme desearles un feliz año nuevo, en el que se cumplan sus deseos y esté lleno de éxitos de todo tipo.

Sin duda muchos de los lectores se pueden haber encontrado en una situación de desvinculación esperada o súbita de su organización.

Aunque hace un tiempo era una situación anómala (el “ser despedido” suponía un estigma) hoy en día no es tan excepcional.

Prescindiendo de las diversas fases emocionales que se suceden tras el despido, una vez recuperado el ánimo, se hacen tres cosas casi al unísono:

  • Preparar un CV nuevo, actualizado, y presentable. Para ello acudimos a webs de cómo elaborar un CV y nos inspiramos en un modelo. Y lo redactamos. Nos hacemos una foto favorecedora y ya tenemos nuestra primer “utensilio” para ir a la caza de un nuevo empleo.

 

  • Recuperamos el listado de empresas de selección que algún amigo puede tener de un curso o master que haya hecho y nos ponemos a mirar de manera sistemática las ofertas de trabajo que aparecen en las webs de dichas empresas.

 

  • Llamamos a amigos a los que les comentamos nuestra situación. Una cosa es que nuestro amigo nos escuche pacientemente y otra muy distinta que tras nuestro desahogo, se sienta motivado para buscar por nosotros. Nuestra frase es la consabida “si sabes de algo…” o el ·”tú ya me conoces…”

Y pasan los días, hemos enviado CV y cartas de presentación a ofertas que creemos que nos encajan, y no pasa nada. Nadie nos contacta ni nos llama. Y la impaciencia aumenta. Más adelanta vamos a cursos gratuitos que imparte el INEM o el SOC en Catalunya, y también acudimos a instituciones municipales gratuitas en que se da información y charlas.

 

 

Vamos a analizar estas acciones:

  • La redacción de un CV inspirado en una web es una buena opción sólo si sabemos la fuente de la información y si sabemos qué poner en el mismo. Una cosa son las funciones, que hay que ponerlas y demostrar que tenemos nuestra “mochila” equipada y otra muy distinta y que se olvida son los logros profesionales. Dichos logros demostrarán competencias que son las que nos van a permitir de hecho que un tercero nos evalúe.

 

  • Muchas empresas de selección ofrecen en sus webs ofertas de trabajo. Lo primero que hay que hacer es seleccionar aquellas en las que realmente veamos que encajamos y que somos capaces de realizar de manera exitosa. La segunda cosa a hacer es mirar la fecha del anuncio. En caso de duda debemos telefonear y preguntar si la oferta anunciada está todavía en marcha o está cerrada. Esta información sí nos las darán. De paso, preguntar a quién debes remitir el CV.

 

  • La gestión de la red de contactos o Networking, es engañosa, porque todo el mundo cree que es capaz de hacerlo bien. Y de hecho, lo que en realidad hacen es “quemar” contactos, haciendo que a una segunda llamada nuestra generemos cierto desasosiego en nuestro interlocutor y más si es amigo nuestro.

 

  • Ir cursos del INEM muchas veces es necesario para cobrar el subsidio de desempleo, y son cursos sin duda útiles, pero un poco repetitivos. E ir a instituciones municipales es una excelente opción pues aparte de interactuar con personas con una problemática parecida, suele haber en ocasiones personas de valor añadido que nos aportan muy buenas ideas. Pero lo normal es que estas sesiones sean grupales y no puedan tratar nuestro caso muy a fondo ni particularmente. Y mucho menos si en ocasiones las personas que dan estas sesiones tienden a repetir lo oído en sesiones grupales dadas por expertos en las que acceden camufladas como un asistente más.

¿Entonces, por qué no acudir a un consultor de carreras?

Las ventajas que ofrece son las siguientes:

  • Atención individualizada y permanente con la persona que está en busca de proyectos.

 

  • Profesional independiente que hace uso de un procedimiento muy efectivo y probado, con resultados ciertos.

 

  • Evita la dispersión de intereses y es realista en lo que en realidad nos conviene y tenemos oportunidades de que nos contacten.

 

  • Obliga a pensar en competencias y sobretodo en los “logros”, que es la carencia más importante en los CV.

 

  • Confecciona un CV muy profesional con información veraz y atractivo a los ojos de un tercero evaluador.

 

  • Prepara una sesión de networking identificando el segmento de población a que visitar y el mensaje a dar a cada individuo.

 

  • Asegura entrevistas y en muchas ocasiones ayuda a preparar las respuestas. Como se ha trabajado el tema de los logros, las respuestas están frescas.

 

  • Acelera el tiempo de identificar nuevos proyectos y evita el desánimo.

 

  • No es tan caro. El precio se paga por sesiones y es asequible para la mayoría de bolsillos.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

El peligro de la selección por un directivo

El peligro de la selección por un directivo

En la selección de un candidato para una empresa, aparte de una serie de figuras típicas (empresa de selección, Director de RRHH de la propia empresa, etc.) suele intervenir la persona  para la que el candidato trabajará de manera muy directa.

 

Se trata de los directivos, es decir, personas vinculadas a la organización a la que simplemente prestan sus servicios profesionales. La situación es típica: una persona es ascendida y para montar su equipo contacta con personas con las que ya ha trabajado en el pasado y se fía de ellas, de manera que en un plazo de tiempo el equipo está formado.

Y de repente, el directivo, que permanentemente está atento a nuevas posibilidades profesionales, abandona la empresa y el equipo queda huérfano. Para reemplazar a esta persona la empresa buscará a otra persona capacitada, que iniciará su trabajo con un equipo que hereda del anterior directivo. Y éste hará lo mismo: tratará de rodearse de personas de su confianza y orillará  a los antiguos.

 

¿Por qué ocurren estos movimientos? Porque en todo proceso de selección, el directivo se pregunta sobre el candidato:

¿Me será útil a mi carrera profesional? Es decir, me hará “vender” más? Y es que el directivo también tiene marcados sus objetivos y los tiene que cumplir.

Pero el candidato, que también tiene una carrera profesional, debe preguntarse lo mismo acerca del directivo

¿Me será útil esta persona en mi carrera profesional? Es decir, ¿me hará crecer profesionalmente o me va a perjudicar?

Y esto es un movimiento constante. En ocasiones puede llegar a producirse un mobbing hacia los miembros del antiguo equipo.

Por ello, a la hora de acudir a la entrevista, una vez superada la empresa de selección, hemos de saber muy bien con quien de la empresa nos vamos a entrevistar. Si es el dueño, podemos estar tranquilos, pues normalmente el dueño no se va.

Pero si es un directivo nos tenemos que informar por vía linkedin o facebook de todo lo que podamos saber de él,- El ya lo habrá hecho sobre nosotros. Y sobre todo cuantos cambios de empresa ha realizado.

Normalmente el directivo hará una pregunta muy clásica: ¿Dónde se ve Ud. dentro de 5 años? Y nuestra respuesta ha de dar sensación de estabilidad en la posición.

El directivo respira cuando sabe que como mínimo tendrá a aquel empleado mientras él esté en aquella empresa. En consecuencia, cuando el directivo nos invite a hacer alguna pregunta, después de preguntes de cortesía acerca de la empresa, ¿por qué no hacerle la misma pregunta? ¿Dónde se ve Ud. dentro de 5 años? No es una pregunta baladí, sino muy pertinente. La pregunta le sorprenderá, pero si es un “saltamontes” probablemente no nos interesará trabajar para él, pues a la mínima se irá y nuestra carrera profesional se verá perjudicada.

La solución para el antiguo equipo es la de buscar otro proyecto, pero las prisas son malas consejeras y por la precipitación toman decisiones equivocadas y no siempre beneficiosas para su carrera profesional.

 

El asesor de carreras profesional ayuda a tomar la distancia precisa, a saber realmente cuál es el valor profesional de la persona y a qué puede aspirar para proyectar su carrera profesional de manera adecuada.

 

Guillem Recasens

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

www.recasens-ros.com

Cómo ayudar (de verdad) a los amigos con problemas profesionales

Cómo ayudar (de verdad) a los amigos con problemas profesionales

Las empresas de selección usan de una técnica clásica para identificar candidatos, cuando proponen la llamada “búsqueda directa”, es decir, sin anunciar esta búsqueda en medios. Usan de “intermediarios” para llegar a más candidatos. Algunos los  llaman  Prescriptores de Posición (PdP) , otros Transmisores de Información (TdI), pero todas estas técnicas tienen la misma esencia, que es la misma génesis del networking. La situación es la siguiente.

Sin duda que alguna vez nos ha contactado un head hunter ( HH o cazatalentos) y nos ha propuesto una oportunidad profesional que, a priori, él/ella cree que nos podría interesar. Nuestra reacción suele ser de sorpresa si no esperamos la llamada o de alegría si responde a un CV enviado previamente por nosotros. Pero no nos deja indiferente. Ante la propuesta podemos decir que sí nos interesa, con lo cual, pasamos al circuito de entrevistas, tests psicotécnicos, etc.

Pero podemos decir que no nos interesa la propuesta, por el motivo que sea. Ante esto el cazatalentos no nos da las gracias y se despide sin más. Al cazatalentos sólo le preocupan en este momento dos cosas:

  • Dónde trabaja nuestro candidato.
  • Quién conoce a nuestro candidato.

Por ello, si cree que ha identificado un candidato posible (dónde trabaja)  y rechaza la propuesta. Pasa a la segunda pregunta (quién le conoce) y nos hace otra pregunta: ¿Conoces a alguien a quien le podría interesar? Es decir, nos traslada su trabajo a nosotros que si le damos un contacto, que presumimos puede estar interesado, para el HH ello tiene una fuerza extremadamente sólida y no tardará ni un minuto en contactar con la persona propuesta. ¿Por qué? Pues porque normalmente nuestras relaciones son parecidas a nosotros y puede ser interesante quedar bien ante un HH para el futuro.

 

Por todo ello, cuando alguien está en una situación profesional ambigua, o estancado o desea cambiar de trabajo inicia unos pasos balbuceantes y torpes de networking, haciendo uso del traslado de su problema a nosotros, que poco podemos hacer.

Por ello, la mejor solución que tenéis para ayudarle es trasladarle a un consultor de carreras profesionales, que sí le puede ayudar y de manera muy efectiva, iniciando un proceso muy estructurado que conduce sin duda a alcanzar nuevas posiciones de trabajo en un plazo de tiempo muy breve.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

Tel. 934521614

El consultor de carreras profesionales

La necesidad del consultor  de carreras profesionales

Si bien la mayoría de personas a menudo suelen hacer un chequeo de salud para tener conciencia de cómo están y si conviene hacer algún ”reajuste”, también son muchas las personas que hacen de vez en cuando una revisión de su empleabilidad, su eventual reubicación en el mercado de trabajo, su valor profesional, etc.

Este proceso de pensamiento se puede hacer de manera intuitiva con lo que el índice de auto satisfacción se verá fácilmente colmado, o se pude hacer un estudio riguroso de los conceptos antes vistos, guiado por un profesional de la asesoría de carreras profesionales. Es decir, del mismo modo que para saber nuestra nivel de salud vamos a un profesional de la  medicina, también en temas de trabajo se debe acudir a un profesional de carreras profesionales.

El consultor de carreras es un profesional independiente que ha ocupado en el pasado puestos de responsabilidad y sabe cómo hacer el “cambio de trabajo científico”, es decir preparar un plan de trabajo que conduce, indefectiblemente, al cambio.

Efectivamente, no es necesario estar en el paro para acudir al consultor de carreras. Muchas personas están empleadas y aparentemente satisfechas pero esperan hacer un cambio profesional a un puesto de trabajo mejor, pero no saben cómo empezar a trazar un plan.

El plan de trabajo de un consultor de carreras es el siguiente:

1.- Comprobación del nivel profesional del cliente. No se puede empezar el proceso basándose en intuiciones o un conocimiento superficial del cliente. Hay que comprobar muchos más aspectos que los que incluye el CV. Para ello se trabajan:

  • pruebas de tipo psicológico[1]-laboral en que se analiza el perfil psicológico,
  • los  “motores motivacionales” (lo que nos empuja a ir a trabajar),
  • la orientación profesional (que corrobora lo ya sospechado o aporta nuevas posibilidades profesionales)
  • test de las competencias transferibles.

De ahí se obtiene un perfil profesional válido que es la base del proceso. Y ya se sabe el nivel profesional del cliente y hacia dónde hay que enfocar la búsqueda.

2.-  Identificación de logros. Los logros son aquellas labores que van más allá de las funciones. Es aquel trabajo que hace que la empresa tenga un retorno pecuniario extra, o inesperado gracias a la idea de un profesional que ve áreas de negocio donde otros no las ven. Hay hasta 15 maneras de identificar los logros y todos tenemos logros. Los logros están basados en las competencias ya analizadas y de ahí sabremos nuestra utilidad (empleablidad) para uno o más empleadores. Es decir, es empezar la casa por el tejado (por tus logros sabré si eres competente y de ahí sabré si me eres útil). Es imprescindible conocer los logros que hemos atesorado en nuestra carrera profesional y tenemos que saber exponerlos de manera fluida.

3.- Confección de CV (que es la información básica en todas las búsqueda de trabajo) nuevo, profesional, con información muy valiosa para el reclutador o empleador. El CV lo puede hacer el cliente con las pautas del consultor o lo prepara el consultor y lo complementa el cliente[2]. Hay varios envíos entre cliente y consultor hasta que se llega al acuerdo del CV final.

4.- Una vez confeccionado el CV, ya se puede enviar, bien sea a reclutadores a los que se les envía para actualizar datos o respondiendo a una oferta que tengan publicada en su página web. Es probable que el consultor de carreras tenga acceso a determinadas bolsas de trabajo que también pueden tener ofertas de trabajo abiertas.

5.- A la vez que se remiten los CV adaptados a las ofertas vistas, es conveniente abrir otro frente: la gestión de la red de contactos, o networking.  El networking supone la segmentación de nuestros contactos, clasificarlos y preparar un mensaje profesional para transmitirles, más allá del “tú ya me conoces, si sabes de algo”. Todos los clientes del consultor aceptan un pacto de aceptar recibir a alguien que les pide ayuda.

6.- La fase final del proceso suelen ser las entrevistas de trabajo, que hay que aprender a superar. Es normal que el consultor tenga un listado de preguntas de entrevista. Muchos de ellos tienen experiencia en selección y saben cómo ayudar al cliente a responder a todo tipo de preguntas de manera satisfactoria.

En todas estas fases el consultor acompaña, aconseja, guía, aporta contactos, identifica trabajos e impide que el cliente se relaje en todo este proceso.

Por todo ello, cuando alguien que sepáis os solicite ayuda en su proceso de cambio, el mejor servicio que le podéis hacer es recomendarle la visita a un consultor o asesor de carreras profesionales, que es quien en realidad le puede ayudar.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

M.- 659542452

[1] El equipo de Recasens & Ros cuenta con una profesional de la psicología cuyo cometido es la interpretación de los tests.

[2] En Recasens&Ros los CV se preparan por el consultor y los complementa el cliente.

Déjame tu CV y si sé de algo…

Déjame tu CV y si sé de algo…

 

Muchos de mis clientes que vienen a verme tras un despido,  me comentan que ya  han superado el trance, que están en forma y que ya han hecho una labor de networking. Pero los resultados de esta labor de networking no les han ido nada bien. Han repescado sus contactos, amigos y conocidos y les han explicado su situación. El resultado es el del título de esta newsletter.  El CV queda guardado en un cajón que tras unos meses, va a pasar a la papelera. Y nosotros nos vamos muy satisfechos de la labor.

 

Como no pasa nada, la pregunta surge: ¿Cómo es que yo, que era Director de Departamento e hice muy buena labor con las personas que contacto, ahora no me ayudan a mí? Precisamente, porque “eras” o “fuiste”: tu visibilidad y notoriedad ha bajado. Les interesabas por tu cargo, y no tanto por tu persona.

 

El periodo de desempleo hay que utilizarlo de manera positiva y hacer un plan de acción. En primer lugar, se deben seleccionar contactos que tengan o hayan tenido relación profesional con nosotros. Estos los llamaremos Prescriptores de Posición (PdP).

Hay que tener claro que de las personas que vamos a ver se deben obtener tres cosas:

  • Ganar visibilidad. Es decir, “enamorar” a nuestro interlocutor, dando la imagen de ser personas con recursos.
  • Qué te dé más nombres de otros contactos o PdP.
  • Que te tengan presente para cuando les surja algo.

El mensaje a dar debe trabajarse un poco: hay que pedir “consejo” para captar la atención del interlocutor. Y explicar lo que se ha hecho para identificar proyectos interesantes. Hay que recordar que esta persona suele tener buena relación con nuestro personaje. El resultado aparente es que no ha pasado nada, pero si se han conseguido tres nuevos contactos a los que se puedes contactar, hay que ir a verlos con el mismo sistema, siempre dando referencia (si se nos permite) de la persona que ha dado su nombre.

 

Cuanto mayor sea la “mancha de aceite”, es más que posible que alguien con quien se haya contactado, nos contacte para una posición. Estoy seguro que muchos de los lectores han conseguido puestos de trabajo por contactos. Evidentemente, es un sistema algo lento, pero infalible si se hace bien.

En cuanto a la selección de contactos y su clasificación, hay que ir de la mano de un consultor de carreras para hacerlo de manera correcta y profesional. Hay que escenificar el diálogo, ya que es un “vestido a medida”, seleccionar los contactos y viendo para que nos van a ser útiles y la forma de contactarlos. Como hemos dicho antes, si se hace bien, el resultado es seguro.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

 

Llega la Navidad. La paradoja de los parientes, por @GRecasensR

Llega Navidad. La paradoja de los parientes, por @GRecasensR

Nos acercamos a unas fechas muy bonitas y entrañables. Las Navidades no  son vacaciones muy largas, pero quien más quien menos hará unos días de descanso en familia.

Y volvemos a reunirnos con personas que quizá hace un tiempo que no vemos y aprovechamos para ponernos al día. Dejando de lado comentarios amables sobre los hijos y lo altos que están y otras banalidades, inevitablemente en el segundo plato de la gran comilona se toca el tema laboral. Y aquí las miserias de muchos se olvidan y se magnifican los logros y lo bien que les va a todos.  Y uno, que tiene el trabajo que tiene, puede caer en un estado de baja autoestima, enojo o incluso envidia.

Y nace el dilema: ¿Cómo es que a todos les va bien y a mí me va mal? Estoy en la peor empresa del mundo. Si a mi cuñado, con un chiringuito, le va mejor que a mí. O si mi cuñada, que no pasó del bachillerato está “montada en el dólar”, mientras que yo, que  tengo un MBA tengo un sueldo justito.

Lo cierto es que mucha gente tiende a magnificar algunos aspectos de su vida, y muy especialmente temas como el trabajo, el coche que se ha comprado (aunque esté pagándolo a plazos durante 5 años) o el viaje que han hecho a las Islas Fidji (que también está pagando a plazos). ¡No os dejéis engañar!

Una vez pasado el efecto demoledor de los comentarios de los parientes y una vez comida una buena dosis de turrón balsámico, nos calmamos y vemos que no estaría mal dedicar estos días de descanso a hacer un breve estudio de nuestra situación y de por qué tenemos estos sentimientos no muy benignos.

 

Y vemos que mucha gente hace cambios de trabajo. No es una tarea imposible. Y no es que tengan suerte. Es que “se lo trabajan”. Lo planifican, hacen un CV profesional, conocen sus carencias, tienen una buena agenda de contactos atesorada con el tiempo y que han cuidado, se preparan y siguen un plan de acción a rajatabla  muy elaborado.

Es lo que se llama el cambio de trabajo científico.

Ante la pereza, el desánimo, la poca preparación, y el despiste, el Consultor de Carreras Profesionales hace todo esto para sus clientes y le prepara para el cambio de trabajo. Y no con falsas palabras como “tranquilo,…. Es una mala racha”. Traza un plan de acción muy estudiado, para cada cliente y lo ejecuta de manera perseverante y contumaz. El resultado no es otro que conseguir el cambio profesional, de trabajo o de empresa.

Por tanto, el consultor de carreras es capaz de ayudar a conseguir el cambio. Hay esperanzas reales para todos los que pueden estar mal en sus puestos de trabajo. La primera visita es gratuita y los resultados espectaculares. Todo está muy guiado y los resultados empiezan a verse desde el principio.

 

Por tanto, cierro el año con mis comentarios que espero que os agraden y no puedo dejar de desearos a todos Feliz Navidad y unas muy buenas fiestas.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

Guillem@recaens-ros.com

M.- 659542452

Si me despiden, no sé qué hacer, por @GRecasensR

Si me despiden, no sé qué hacer, por @GRecasensR

Nadie puede estar seguro de que su puesto de trabajo sea para siempre. Es más, si para nuestros padres o abuelos permanecer estable en un puesto de trabajo en la misma empresa durante toda su trayectoria profesional era un valor, hoy esto no es tan habitual y hasta es pernicioso.

Y me diréis ¿qué tiene de malo? Lo que ocurre es que ha habido un cambio de paradigma. En muchos procesos de selección se busca a profesionales que hayan sido capaces de adaptarse a dos o más empresas (no muchas más) y a ambientes distintos, para asegurar su adaptabilidad a la nueva empresa.

Y lo cierto es que todos podemos llegar a pensar que sin “nuestro” puesto de trabajo la empresa lo notará y hasta ello le causará algún perjuicio. Nada más lejos de la realidad. Se prescinde de todo tipo de profesionales y son substituidos (o no) por otros. Por ello, debemos desterrar la idea de que sin nosotros la empresa se verá “en aprietos”. Y podemos ser despedidos en cualquier momento, sin duda. Entonces nos planteamos: No sé qué hacer. ¿Cómo consigo un nuevo trabajo?

La manera de pensar en positivo acerca de este hecho es que cuanto más técnico sea nuestro trabajo, más prescindibles somos. Y si creemos que somos “tan buenos técnicos·”, lo que conseguiremos con un cambio de trabajo es seguir en un puesto técnico en otra empresa. O sea, más de lo mismo. La idea es atesorar experiencia en cada empresa en la que estamos y adquirir competencias, pues en un futuro puesto de trabajo tras el inicial, ya nos pedirán competencias demostrables, por pequeñas que sean. Es decir, que sean traducidas en logros. Y los conocimientos, dejan de ser importantes, pues lo técnico (es decir, los conocimientos) son fácilmente substituibles.

 

Por todo ello, incluso si estamos trabajando estables, es seguro que en algún momento tengamos un cambio (voluntario o forzado). Es bueno detenerse y hacer un inventario de las áreas de conocimiento que tenemos y de los logros demostrables que hemos conseguido a lo largo de nuestra trayectoria.

Y estos logros deben estar interiorizados, de modo que en el momento en que surja una entrevista (que seguro que alguna habrá) sepamos defender nuestra candidatura de forma solvente y sin hacer el ridículo como muchas de los candidatos a los que he tenido ocasión de entrevistar. Muchas veces son respuestas llenas de vaguedades, ideas poco hilvanadas y con un discurso errático. Y no hay que olvidar que todo el proceso de cambio profesional finaliza con una entrevista que hay que “bordar”.

Y de nuevo aquí el trabajo del Consultor de carreras profesionales es garantía de éxito, pues los puntos antes comentados se trabajan uno a uno y se saben defender en una entrevista. El consultor de carreras ayuda a que las respuestas sean fluidas, elaboradas y ensaya las preguntas clásicas de manera que las respuestas sean convincentes. Siempre asesora en beneficio del cliente. Este es nuestro mayor éxito y felicidad.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

M.- 659542452