EL consultor de carreras acelera el encontrar trabajo

EL CONSULTOR DE CARRERAS ACELERA EL ENCONTRAR TRABAJO

 

La manera de buscar y encontrar trabajo hoy en día difiere mucho de hace un tiempo. Y muchas personas que han perdido el trabajo o esperan cambiar de trabajo siguen estancándose en el clásico “dar voces” y “mandar muchos CV”. Normalmente son consejos de amigos bien intencionados pero que  no tienen ni idea de cómo van estos temas actualmente.

Evidentemente, el hecho de que aparezca un puesto de trabajo es aleatorio. No sabemos de antemano cuándo se va a crear una posición en una empresa. Pero nuestra obligación es estar preparado para cuando aparezca.

Y siendo claro que algunas personas tienen más facilidad o conocimientos en unas áreas que en otras, siempre empiezan por hacer un CV basado en funciones, demostrando que “saben mucho” y la gran experiencia que tienen.  Algunas personas no han hecho nunca un CV y no saben por dónde empezar. Lo que queda claro es que esta es la primera fase de un proceso de búsqueda. Perseverar en la experiencia en temas técnicos es un error de principiante. Hoy en día las nuevas generaciones aprenden los temas técnicos a una  velocidad vertiginosa, hablan más y mejor idiomas y están dispuestos a viajar el doble y a ganar la mitad. Es un error garrafal y de mucho calibre empezar mal. Genera una gran frustración y la autoestima baja en picado.

 

Lo que hay que tener claro es que tras un tiempo de experiencia, conseguiremos nuestros futuros trabajos por competencias. Y las competencias, aunque sea un concepto muy  “manoseado”, no es más que un comportamiento, una actitud, unos conocimientos y una aptitud que permiten ser exitoso en una posición concreta. . Por lo tanto, los conocimientos son sólo una de las” cuatro patas” del concepto competencia. La gracia es que las competencias son trasladables a otros proyectos: es decir, el que tiene dotes de líder, las tendrá siempre. Esto es lo que permite hacer un cambio de sector y a veces de posición: las competencias demostrables.

¿Demostrables? Evidentemente, hay un baremo para medir cuán competentes somos: los logros profesionales, es decir, lo que nos destaca de los demás. La persona que sigue haciendo un CV fijándose únicamente en funciones está condenado al fracaso.

Por ello, en la medida en que seamos conscientes de nuestras competencias y nuestros logros, y lo sepamos reflejar en un CV, y posteriormente verbalizarlo, ello nos abrirá a nuevas perspectivas laborales.

 

Y ahí es donde incide el consultor de carreras: asesorará al cliente en si debe proseguir en una organización, dar el cambio o iniciar un proyecto propio, basado en temas objetivos y no de buena voluntad. Cada una de las posibilidades se estudian pormenorizadamente y al cliente sale plenamente convencido de lo que  sabe y debe  hacer. Por tanto, es lógico que el consultor de carrera acelere el proceso de incorporación en una organización, pues la parte interna del proceso la hace con el cliente. A partir de ahí, la salida al mercado de trabajo es mucho más franca y abierta.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

ww.recasens-ros.com

info@recasens-ros.com

M.- 659542452

T.- 934521614

Incluir un inventario de logros en el CV

¿PARA QUÉ SIRVE UN INVENTARIO DE LOGROS?

 

A la hora de ponernos a redactar nuestro CV, y tras poner nuestros datos personales y estudios, empiezan a surgirnos dudas en relación a las distintas posiciones que hemos ocupado: años de permanencia en una empresa, cambios de trabajo, funciones realizadas, etc.

Pero de repente nos atenaza una duda: si hemos hecho algún cambio “irregular” (despido, menos de un año en un trabajo, etc.) ¿debemos ser sinceros o podemos “maquillar” nuestro documento?

Aunque cierto maquillaje es admisible (siempre que no sea falsear la verdad), en el sentido de cambiar el concepto de “colaboración” por “participación” para dar cierto énfasis a nuestro documento, lo cierto es que muchos de nosotros nos centramos en el contenido de las funciones realizadas. Algunos candidatos con poca iniciativa se atreven a poner como funciones: “las propias del cargo”.

Y una vez realizado el CV parece irreprochable: datos personales correctos, una foto impecable, una formación académica de peso específico y una lista de empresas y cargos correcta, con un resumen de funciones presentable.

 Pero, si nuestras distintas posiciones de trabajo han estado en el área del Marketing, por ejemplo, y aunque hayamos tenido alguna promoción, si lo comparamos con otro CV de una persona análoga a nosotros, ¡el contenido del trabajo es idéntico o muy parecido!

¿Cómo podemos conseguir que nuestro CV destaque?

La clave radica en ser capaz de hacer una relación de logros profesionales. Es decir, aquello que sobrepase a las funciones y que haya ayudado a la empresa a ganar dinero. Por ejemplo, aunque en nuestro job description no incluya el liderazgo de proyectos, con el trabajo diario sí podemos dar sensación de iniciativa y de capacidad de hacer  labores más allá de las funciones y nos pueden encomendar el liderazgo de un proyecto. Ello nos ayuda a conseguir valor añadido y en definitiva, son reflejo de unas competencias, que posibilitan a un tercero comprobar  si yo le seré útil en su empresa o no.  Por tanto, un CV basado exclusivamente en funciones no es una herramienta suficientemente buena para conseguir una llamada telefónica.

La identificación de logros es una tarea ardua. Supone ir al “baúl de los recuerdos” y hacer un análisis retrospectivo de aquello que hicimos que aporto valor a la empresa. No se hace en una tarde. Requiere de más tiempo y en ocasiones se nos ocurren ideas distintas situaciones. Siempre recomendamos ir con una libreta y anotar estos logros para trabajarlos en ocasiones de calma.

En Recasens&Ros este apartado de trabajo es imprescindible para acabar de pulirlo  e incluirlo en el propio CV, y sin duda un CV elaborado de esa manera, recibe llamadas.

Guillem Recasens

Recasens&Ros

T. 934521614

M.- 659542452

info@recasens-ros.com

LAS CONSULTORÍAS DE SELECCIÓN NO CONTESTAN

MANDO MUCHOS CV A LAS CONSULTORÍAS DE SELECCIÓN Y NO ME CONTESTAN

Desde luego, es una situación muy desesperante cuando estamos en fase de búsqueda de nuevos oportunidades. Y más porque cuando en ocasiones hemos interesado a la empresa, nos llaman a todas horas y hacemos equilibrios para poder estar a la hora que nos indican en un sitio para otra entrevista o un test psicotécnico.

Cuando el cliente se ha decidido por un candidato que no somos nosotros, pasamos al ostracismo. Raramente nos dicen las causas de no ser los elegidos y el consultor que en otro momento era toda amabilidad siempre está reunido, o hablando por la otra línea y lo máximo que se nos indica es que pasamos a la base de datos para futuras selecciones.

Lo cierto es que las empresas de selección, cuando alguien les encarga una búsqueda se preguntan:

·         ¿Dónde está trabajando la persona ideal? ¿Quién sería la persona ideal?

·         ¿Quién conoce a la persona ideal?

Y dedican todo su esfuerzo a acercarse a este presunto candidato. Además, abren las bolsas de trabajo de escuelas de negocio y cuelga una oferta. Entre esta doble labor de networking y flujo de candidatos sin esfuerzo se hace una preselección y de estos otra criba y al final queda un remanente de unos CV que son los que realmente son llamados a la entrevista.

Por ello, por muchos CV que remitamos a las empresas de selección (o Head hunters), si no tienen una oferta en la que encajemos, nunca nos llamarán. Y si por suerte podemos acceder a una entrevista con uno de ellos, nos recibirá por cortesía, pero el tiempo que dedica a hablar con nosotros lo pierde de entrevistar a candidatos, que en el fono es su negocio.

Es ahí donde tiene mayor importancia la labor de un asesor de carreras, pues en la búsqueda de nuevas oportunidades no se trata de “cargar la escopeta con perdigones”, y esperar que salgo algo,  sino de atinar en la búsqueda y el encaje en la posición. Por eso el asesor de carreras, nos orienta a tener claro hacia  dónde hemos de dirigir nuestra búsqueda, y cómo acceder a estas oportunidades… teniendo en cuenta que las ofertas de trabajo son siempre imprevisibles.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

 

 

Networking: Tu ya me conoces… si sabes de algo…

Networking: Tú ya me conoces… si sabes de algo…

Precisamente así es como muchas personas inician su labor de gestión de la red de contactos (networking). Y ¡todos pensamos que sabemos hacer networking y que lo hacemos bien!

Infaliblemente, la respuesta al interpelado es: “Tranquilo, si sé de algo te lo haré saber…”.

Esta forma de hacer networking es penosa y cutre. Porque el “algo” no se sabe qué es. Podemos tener una idea de una persona en un aspecto profesional, pero quizá desconocemos si es fiable, responsable, competente o si por el contrario es un auténtico “zoquete”. Y es lógico que si sabemos de un cargo de conductor de autobuses escolares que queda libre y lo comunicamos a un economista nos considerará unos ineptos. Pero el cargo de conductor de autobuses escolares puede responderá ese “algo”, ¿por qué tengo que imaginar yo lo que el “algo” significa? ¡Si quizá el salario del conductor de autobuses es superior al del economista y con mejor horario! Total que hacemos un favor y la otra persona se enfada porque casi les estás insultando.

Por tanto, lo del networking es más serio de lo que parece. Si nuestra manera de contactar es la del título y vamos diciendo a todos nuestros amigos y contactos lo mismo, lo que conseguimos es la frustración. Y si llamamos por teléfono una segunda vez, a la persona contactada le queda una sensación de sudor frío (¡qué le digo!, u ¿otra vez este pesado?).

networking

Lo que sí es cierto es que el networking bien hecho es la mejor manera de conseguir oportunidades. Pero sin duda hay que hacer una labor seria y precisa. Segmentación de mercado: compañeros de estudios, de universidad, de trabajo que ya no estén en la misma empresa, compañeros de “mili”, padres de compañeros de vuestros hijos del “cole” y aprovechar las “bodas, bautizos y banquetes” para conocer gente nueva. Es importante llevar siempre tarjetas.

Una vez segmentado el público objetivo hay que clasificarlo.  Un criterio sería:

·         Cálidos” (aquellos de los que podemos abusar sin que se enfaden).

·         “Puente” (los que nos trasladan a otra área de conocimiento que desconocemos).

·         “Profesionales” (aquellos con los que hemos tenido una relación profesional y un poco personal).

·          “Ocasionales” (son los conocidos o saludados, simplemente).

·         “Tóxicos” (aquellos que hay que evitar a toda costa, pues te van a perjudicar).

Una vez clasificados, tenemos que elaborar un mensaje con contenido interesante. Un mensaje con el que no hagamos el ridículo ni demos pena. El mensaje es el aspecto en que todo el mundo falla. ¡No se trata de descargar en el otro la obligación de ayudarnos a encontrar un trabajo!, porque el otro no hará nada por nosotros. Somos nosotros los que nos tenemos que poner las pilas!!!

Y ello implica ir a tomar cafés con gente, comidas y conferencias que tenemos que aprovechar. Y cada persona debe sentirse cómodo con el mensaje. Es un traje a medida no un mensaje standard. Implica, además, ir bien informado de dónde trabaja nuestro contacto, tipo de personas que trabajan en la empresa, y dar sensación profesional, no de mendigo de favores.

TENEMOS QUE PENSAR QUE LAS EMPRESAS ANTES DE LLAMAR A UNA EMPRESA DE SELECCIÓN HACEN USO DEL NETWORKING PARA IDENTIFICAR A CANDIDATOS.

Guillem Recasens

Recasens&Ros

T. 934521614

M.- 659542452

El networking mal hecho

 

Hola a todos,

Vamos a hablar un poco del networking, es decir hacer uso de la red de contactos para introducirnos en la dinámica del mercado de trabajo y estudiar posibilidades profesionales interesantes

Si bien es sabido que el mercado de trabajo es como un iceberg, es decir una pequeña parte que es visible y otra más importante que está hundida, las auténticas oportunidades de trabajo aparecen en la parte hundida, porque es posible que las  organizaciones necesiten cubrir una vacante, y todas empiezan dando voces no al mercado sino en pequeños círculos.

A todos nos han preguntado alguna vez un conocido que está temporalmente desempleado: “Si sabes de algo…” o “Tú ya me conoces…” Es la manera más ineficaz de encontrar posibilidades. Así y todo, algunos lo consiguen.

Aunque lo desarrollaremos en otros comentarios, una acción de networking se basa en unos elementos:

a) Segmentar el mercado entre: amigos, conocidos, contactos, antiguos compañeros de trabajo, etc.

b) Identificar dónde están trabajando éstos: dirección, teléfono, email, referencias, etc.

c) Idear un medio de acercarnos a ellos, pensando: “yo me acuerdo de él… ¿y el/la de mí? Si cuesta, pensar el algún proyecto que realizarais juntos o algo que os vincule. También puede ser estudiar en la misma escuela, etc.

d) Elaborar un mensaje que nos dé una imagen de profesional de valía, y no un mendigo de un trabajo, pues hacemos recaer en el contacto la “obligación” de ser activo en esta búsqueda. Y no tendrá por qué hacerlo.

YA SABÉIS QUE PODÉIS PARTICIPAR EN EL BLOG LIBREMENTE, Y OS ANIMO A HACER VUESTRAS APORTACIONES.