Gotas de agua

El cambio de trabajo científico.

El cambio de trabajo “científico”: garantía de éxito.

El que escribe tenía un tío (hermano de mi padre) que pregonaba la teoría del “parchís científico”,  por la cual para ganar al parchís tenías que saber las combinaciones de todas las fichas propias y las de los contrincantes con una antelación  mínima de tres (3) jugadas. Era indefectible: siempre ganaba.

El cambio de trabajo o acceso a uno nuevo se puede hacer igualmente científico, y requiere una sistemática, un proceso y una anticipación a otros contrincantes.

1.- En primer lugar haya que saber bien cuál es nuestro valor profesional en el mercado de trabajo. En puridad, si todas las personas estuvieran contentas en sus puestos de trabajo, sería “0”. Nadie querría cambiar de trabajo, no se crearían posiciones a ocupar y el mercado de trabajo sería ideal. Pero eso no ocurre. Es importantísimo saber cuánto se  estará dispuesto a pagar en el mercado de trabajo por nuestros servicios.

2.- El segundo punto a estudiar es si tenemos un valor técnico o de gestión. Por definición, lo técnico se puede aprender y es un valor perecedero. Por ello, si somos técnicos, el cambio que podemos hacer será para hacer “más de lo mismo”. En cambio, merece la pena estar una temporada en una posición técnica y las personas mínimamente ambiciosas, siempre tendrán la oportunidad de hacer algún  trabajo de gestión. Y si se hace bien, pronto se le confiarán más labores de gestión.  Y de ahí, el salto es más fácil, pues la gestión es intangible, pero es la que aporta valor añadido.

3.- En tercer lugar, hay que tener una consciencia clara de cuáles son nuestros logros profesionales, que van más allá de las funciones.  De ahí,  un eventual empleador podrá ver nuestra utilidad para su proyecto. Si no tenemos logros demostrables nos convertimos en meros funcionarios burócratas abocados a la frustración.

4.- En cuarto lugar, todo ello hemos de ser capaces de reflejarlo en un CV. Pero no hemos hacer referencia en él a las funciones, pues para cargos iguales, las funciones son también iguales, y no nos distinguen. De ahí la importancia de los logros, pues dan idea de nuestras competencias profesionales y ahí redunda el éxito de nuestra candidatura.Es decir, se trata de que un tercero, por medio de los logros, pueda entrever las competencias demostradas en los mismos, y de ahi deducirá que le somos útiles.

Y recordad, la misión de un CV es única y simplemente, que nos llamen por teléfono a una entrevista.

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

Telf. 93 4521614

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.