Entradas

La visión miope de algunos seleccionadores

La visión miope de algunos seleccionadores

 

Aunque no es mi área de especialización, en mis tiempos de candidato a posiciones abiertas y a procesos de selección, inevitablemente la primera etapa consistía siempre en pasar por la firma intermediaria, la empresa de selección, o un Head Hunter.

Estas empresas habían un breve repaso al CV, que otra persona había preseleccionado. Mi impresión era que no lo habían leído nunca. Y siempre las preguntes eran arquetípicas; por qué de un cambio de trabajo a otro, por qué había estado más o menos tiempo en un trabajo u organización, ¿por qué deberíamos contratarte? Y más de lo mismo. Uno puede llegar a convertirse en experto en responder a preguntes de este tipo, y de manera convincente.

Pero algunos seleccionadores olvidan un aspecto crucial, que es el repaso a las competencias de esta persona. Es decir, se limitan a ir a la coincidencia del trabajo y si podemos encajar mejor en el puesto de contrato… y por supuesto el interés máximo del Head hunter es que el cliente esté contento de los candidatos presentados.

Con ello se prescinde de candidatos muy competentes, es decir conociendo que las competencias son mucho más que conocimientos técnicos. Evidentemente, es mejor que el candidato sepa algo o mucho del sector al que se aspira, pero lo técnico se puede aprender. Las competencias, se tienen o no y son trasferibles a otros puestos de trabajo.

Es lógico, cuanto más jóvenes somos, más se nos van a valorar los conocimientos técnicos, pero a medida que vayamos escalando posiciones se nos van a exigir competencias, que en el mejor de los casos, dependiendo del entrevistador, serán valoradas por una persona en una hora de entrevista, y nos van a llamar o no dependiendo de nuestras respuestas, si entran en un baremo de aceptabilidad o normalidad de respuestas esperadas. Palabras como las de la foto aparecerán a menudo.

 

Si esto les “suena” familiar, es el momento de cambiar su CV y hacerlo distinto, de manera que obliguemos al seleccionador a hacernos preguntas inteligentes, más que sesiones soporíferas de preguntas siempre iguales, y esta es nuestra obligación si queremos ser diligentes en la búsqueda de nuevas posiciones. Respuestas que habremos preparado porque tendremos claro cuál fue nuestra aportación a la cadena de valor del producto o servicio final.

Por ello, hay que ayudar al Head hunter a hacer su trabajo. Indicándole en un vistazo lo que hemos hecho y nuestro objetivo. Cuando se manda un CV a una empresa de este tipo, es que buscamos un cambio. Pongámoslo claro y fácil.

Incluir después las empresas en las que hemos estado, y la posición ocupada. Todos tenemos alguna “perla” en nuestro CV que hay que sacar a relucir (empresas de prestigio, trabajo en el extranjero, etc.). El seleccionador se fijará en ello y profundizará en ello un poco más.

Otro aspecto importante radica no incluir en cada posición las funciones, sino incluir nuestra experiencia global en un solo apartado de “Áreas de experiencia”.

Incluir una lista de “LOGROS”, es decir aquello que va más allá de las funciones, y que por basarse en competencias, nos distinguirá de los otros, y que nos aporta valor profesional.

El resultado consiste en acceder a las ansiadas entrevistas y superarlas de manera satisfactoria.

Esta es la labor cotidiana del Consultor de carreras profesionales, es decir ayudar de manera efectiva a conseguir el cambio de trabajo, aportando nuevas ideas, criterios y maneras de sacar a relucir nuestro potencial.

En este sentido el trabajo de Recasens & Ros es ayudar al cambio de las personas que, tras un periodo de trabajo en una organización y habiendo entrad en un periodo de insatisfacción, no saben cómo propulsar el cambio. Esto es lo que nos motiva y nos hace seguir en esta profesión apasonante

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

M,. 659542452

Recasens&Ros

Conferencia de Guillem Recasens, de Recasens&Ros, en CINC Business Centers, el 25 de febrero a las 19:00.

Conferencia de Guillem Recasens el día 25 de febrero a las 19:00 en Cinc Business Centers, en Llull 321 de Barcelona.

La entrada es libre, previa inscripción en el formulario de www.cinc.com, o por mensaje directo a neus.coll@cinc.es

 

 

Querdos amigos,

 

a lo largo de nuestra carrera profesional suelen surgir contingencias que impiden el desarollo como esperábamos de la misma. Muchas veces no sabemos como gestionarlas de manera adecuada. Del mismo modo que resulta poco probable que permanezcamos en una empresa trabajando de por vida, tras una epoca en que hemos estado cómodos en dicha organización, bien por estancamiento, bien por falta de retos o bien porque ya somos prescindbles, no sabemos cómo afrontar esta nueva situación, que a menudo se traduce en una transición profesional, o cambio de trabajo.  

 

Esta conferencia da ciertas claves para afrontar esta nueva situación de manera satisfactoria.

Objetivo:

Ayudar a aquellos profesionales que tras un primer empleo en el que están inmersos, hay alguna contingencia que les impide un desarrollo profesional que no saben cómo gestionar.

Ámbitos:

  • Como afrontar una desvinculación y encontrar un trabajo adecuado. Cómo seguir con éxito el proceso de identificación y acceso a nuevos proyectos.
  • Estancamiento profesional. No se cumplen las expectativas prometidas en la incorporación.
  • Creación de proyecto propio: valoración de las aptitudes de emprendiduría.

Destinado a:

  • Profesionales que tras una experiencia profesional concreta se encuentran que no saben identificar ofertas profesionales.
  • Buscadores pasivos de trabajo que no reciben respuesta.
  • Personas que deben afrontar un nuevo proceso de identificación de proyectos y no saben cómo empezar esta labor.
  • Profesionales que no saben hacer uso adecuado de la red de contactos.
  • Personas que consiguen entrevistas pero no las superan.
  • Personas que han sido despedidas y no consiguen acceder a nuevas oportunidades.
  • Confección profesional de CV con el que se consiguen llamadas y entrevistas.

Contexto

Dado que los métodos de  identificación, búsqueda y acceso a nuevos trabajos son mucho más complejos que antes hay que dominar las técnicas para planificar una nueva oportunidad, identificarla y acceder a ella.

Dominio del concepto empleabilidad.

Dominio de las competencias profesionales.

Dominio de los logros profesionales.

Resultados:

El proceso da como resultado que el profesional desanimado o en fase de búsqueda desordenada de oportunidades y “quemando” sus contactos por dar mensajes equivocados a personas que queriendo o saben cómo ayudarle, ve que hay una manera científica y con garantías para conseguir entrevistas para nuevos proyectos.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

Visitar a head hunters sin preparación

 

Visitar a head hunters  sin preparación.

 

Una práctica habitual de quien pierde su puesto de trabajo  y una vez superado el “duelo”, y con el fin de reubicarse lo más rápidamente en el mercado de trabajo es ir a hablar con amigos, los cuales les dan consejos bienintencionados que han oído en charlas o les comentan lo que ellos hicieron, como si todos los casos de pérdida de trabajo fueran iguales.

Uno de los consejos que suelen seguir estas personas es la de ir  visitar a los llamados head hunters pues, creen que ellos sí tienen acceso a puestos de trabajo buenos. Incluso algún amigo le ha podido pasar un listado de estos profesionales. Y creen que si se dan a conocer personalmente ello tiene más fuerza y les recordarán más.

Ello no deja de ser cierto, pero olvidan que un head hunter no tiene por ocupación principal la de recibir a candidatos que no esperan. Probablemente les reciban por cortesía, o porque alguien les pide que lo haga, pero aparte de escucharle y de repasar su CV rápidamente, no podrán hacer demasiado si no tienen en este momento un cliente que le pide un candidato que encaje con la persona que tiene delante. Es decir, tiene poca eficacia.

Otra cosa importante es cómo se redacta el Cv y qué posiciones o empresas ha ocupado la persona. Si son empresas conocidas, con solidez y las posiciones han sido escalonadas y sin espacios en blanco, las posibilidades de éxito son mayores, siempre que el CV se envíe tras una propuesta clara de selección de un head hunter.

Y eso sí, si le interesamos nos llamará constantemente y hay que saber superar estas entrevistas, pues el head hunter vive de que su cliente tenga dudas a la hora de decidir con qué candidato se queda. Cuando el cliente se decide por otra persona, es difícil que el consultor haga caso, salvo honrosas excepciones, a nuestras llamadas, pues siempre estará reunido o estará hablando por otra línea telefónica.

Lo que hay que hacer en los casos de pérdida de un trabajo es en primer lugar,  no “quemar” contactos a los que no se sabe muy bien qué decir, y planificar bien la búsqueda de un proyecto atractivo. Dicha planificación se puede hacer sólo o se puede pedir ayuda a un consultor de carreras profesionales que no sólo orienta, sino que acompaña en la transición profesional, con éxito asegurado. Es el profesional idóneo en estos casos, pues es independiente y sus conclusiones no se basan en la inspiración, sino en argumentos bien fundados y sólidos que dan una idea clara al cliente de cuál es su valor profesional en el mercado y a qué puede aspirar.

Una vez ello queda claro, ayuda a hacer un CV profesional que sí será leído por los head hunters y le pueden llamar porque puede ser un eventual buen candidato. La planificación bien hecha siempre tiene buenos resultados.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guilem@recasens-ros.com

  1. 93 4521614

M.- 659542452

El peligro de la selección por un directivo

El peligro de la selección por un directivo

En la selección de un candidato para una empresa, aparte de una serie de figuras típicas (empresa de selección, Director de RRHH de la propia empresa, etc.) suele intervenir la persona  para la que el candidato trabajará de manera muy directa.

 

Se trata de los directivos, es decir, personas vinculadas a la organización a la que simplemente prestan sus servicios profesionales. La situación es típica: una persona es ascendida y para montar su equipo contacta con personas con las que ya ha trabajado en el pasado y se fía de ellas, de manera que en un plazo de tiempo el equipo está formado.

Y de repente, el directivo, que permanentemente está atento a nuevas posibilidades profesionales, abandona la empresa y el equipo queda huérfano. Para reemplazar a esta persona la empresa buscará a otra persona capacitada, que iniciará su trabajo con un equipo que hereda del anterior directivo. Y éste hará lo mismo: tratará de rodearse de personas de su confianza y orillará  a los antiguos.

 

¿Por qué ocurren estos movimientos? Porque en todo proceso de selección, el directivo se pregunta sobre el candidato:

¿Me será útil a mi carrera profesional? Es decir, me hará “vender” más? Y es que el directivo también tiene marcados sus objetivos y los tiene que cumplir.

Pero el candidato, que también tiene una carrera profesional, debe preguntarse lo mismo acerca del directivo

¿Me será útil esta persona en mi carrera profesional? Es decir, ¿me hará crecer profesionalmente o me va a perjudicar?

Y esto es un movimiento constante. En ocasiones puede llegar a producirse un mobbing hacia los miembros del antiguo equipo.

Por ello, a la hora de acudir a la entrevista, una vez superada la empresa de selección, hemos de saber muy bien con quien de la empresa nos vamos a entrevistar. Si es el dueño, podemos estar tranquilos, pues normalmente el dueño no se va.

Pero si es un directivo nos tenemos que informar por vía linkedin o facebook de todo lo que podamos saber de él,- El ya lo habrá hecho sobre nosotros. Y sobre todo cuantos cambios de empresa ha realizado.

Normalmente el directivo hará una pregunta muy clásica: ¿Dónde se ve Ud. dentro de 5 años? Y nuestra respuesta ha de dar sensación de estabilidad en la posición.

El directivo respira cuando sabe que como mínimo tendrá a aquel empleado mientras él esté en aquella empresa. En consecuencia, cuando el directivo nos invite a hacer alguna pregunta, después de preguntes de cortesía acerca de la empresa, ¿por qué no hacerle la misma pregunta? ¿Dónde se ve Ud. dentro de 5 años? No es una pregunta baladí, sino muy pertinente. La pregunta le sorprenderá, pero si es un “saltamontes” probablemente no nos interesará trabajar para él, pues a la mínima se irá y nuestra carrera profesional se verá perjudicada.

La solución para el antiguo equipo es la de buscar otro proyecto, pero las prisas son malas consejeras y por la precipitación toman decisiones equivocadas y no siempre beneficiosas para su carrera profesional.

 

El asesor de carreras profesional ayuda a tomar la distancia precisa, a saber realmente cuál es el valor profesional de la persona y a qué puede aspirar para proyectar su carrera profesional de manera adecuada.

 

Guillem Recasens

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

www.recasens-ros.com

Dedicamos más tiempo  a planificar nuestras vacaciones que a planificar nuestro objetivo profesional.

Hay un hecho que creo que se repite en muchas ocasiones en las organizaciones. Todos los departamentos se quejan de la manera de actuar de los otros departamentos. Y no se trata de meras diferencias de perspectiva, sino que puede desembocar en auténticos conflictos. En ocasiones, se llega al esperpento que  para dar un simple mensaje al compañero que está a dos metros, se le remite un email.

Y cuando las decisiones vienen de las altas esferas, las críticas son incluso mayores y todo el mundo ejerce temporalmente de CEO diciendo lo que en realidad se debería o no hacer.

Mientras estas desavenencias estén controladas, y sean de tono bajo, no hay problema real. Usando un símil futbolístico, todo el mundo lo habría hecho mejor que el entrenador del equipo, a toro pasado. Por  tanto, todo el mundo tiene una visión deferente de una situación dependiendo del departamento, experiencia, visión del mundo en general, etc. Y ello no tiene por qué derivar en una problemática. Debería ser enriquecedor. El problema proviene cuando el que nos manda tiene una visión de la situación radicalmente opuesta a la nuestra. Si ello es repetido, premeditado y constante, puede llegar a ser causa de stress, ansiedad, o incluso dolencias de tipo psicológico.

La pregunta es: ¿existen muchos jefes que nos llegan a asfixiar? Los jefes tóxicos, ¿abundan?

Por supuesto que abundan  y son personas que no les importa que en nuestro trabajo estemos estancados a pesar de nuestros valores mientras ellos vayan ascendiendo poniéndose medallas. Mientras permanezcamos en la empresa, parece que todo nuestro mundo profesional se limite a nuestra organización, y cada día nos quejamos más, llegando  ser un tema obsesivo. Pero nada más lejos. Ya lo dijo Platón en el mito de la caverna. Hace falta hacer un impulso de ánimo, salir de la caverna,  y a ser capaz de ver qué más hay en el mercado de empresas.

Este impulso de ánimo se puede hacer motu proprio y el resultado suele ser muy pobre, o se puede hacer de manera sistemática, objetiva, ordenada y siguiendo un plan. Ello requiere un tiempo de observación: autoconocimiento profesional, saber nuestro auténtico valor de mercado y focalizar hacia aquellos trabajos que nos podrían encajar.

Si no lo tenemos claro,  o no sabemos cómo identificar buenas oportunidades, una manera fácil de ver alternativas a nuestro trabajo es simple: coger nuestra agenda de contactos y convocar entrevistas informativas del trabajo de nuestros conocidos: en qué consiste, que tipo de organización es, estilo de mando de los jefes, plan de carrera profesional, etc. Si esto lo hacemos con varios contactos, nos hacemos una idea aproximada de qué tipo de trabajo y organización nos puede apetecer.

Todo este proceso es el trabajo del consultor de carreras profesionales. Impulsa la transición de trabajo, aconseja y  acompaña en el proceso. De manera directa, objetiva y directa, con un plan de trabajo estructurado y muy completo. Y el cambio se consigue, sin duda.

Lo malo es que dedicamos más tiempo  a planificar nuestras vacaciones que a planificar nuestro objetivo profesional.

 

Guillem Recasens

www.Recasens-Ros.com

Guillem@recasens-ros.com

  1. 659542452.

 

 

SOY FINALISTA EN MUCHAS ENTREVISTAS Y NUNCA ME ELIGEN. HAY ALGO QUE HAGO MAL.

Son muchas las ocasiones en los procesos de transición profesional en que mientras se trabaja interiormente, es decir, se hace el perfil profesional, se trabajan los logros y se prepara el CV, no haya mucha trascendencia. Se sigue un proceso guiado que culmina cuando enviamos el CV al exterior.

Este envío suele ir destinado en primer lugar a las empresas de selección (o Head hunters, HH)  y en primer lugar a aquellas que tienen webs con ofertas visibles. Evidentemente, la información de las ofertas es más bien escasa, pero al menos  incluyen:

  • Posición buscada.
  • Sector de la empresa (rara vez dicen el nombre), y un aditivo “rimbombante” que llame la atención del lector, del estilo:en expansión, fuertemente implantada en el sector, etc.
  • Funciones a realizar.
  • Perfil buscado.

Hemos de tener en cuenta que la única función del CV es que nos llamen a una entrevista. Por tanto, hay que mirar las funciones y ver si encajamos en todas o la mayoría de ellas. Y posteriormente, si el perfil profesional es coincidente.

Si todo ello encaja es relativamente fácil que nos contacten para una entrevista de selección. Si hemos hecho alguna entrevista ya sabemos que hay algunas preguntas arquetípicas que hemos de responder bien necesariamente. Y otras preguntas que suelen ser de aclaración de conceptos en el CV o exposiciones nuestras que no han quedado claras.

¿Qué es importante en estas entrevistas de trabajo?

  • Discurso claro. Evitar reservas mentales.
  • Espontaneidad en las respuestas. Es decir, no pensar mucho rato la respuesta.
  • Lenguaje verbal (evitar vulgaridades) y no verbal (cuantos menos aspavientos, mejor). Mirada directa a los ojos.
  • Estilo pulcro, elegante y sin estridencias. Hombres traje y corbata; mujeres, mejor traje chaqueta sin mucho maquillaje.
  • Saber explicar bien los cambios de trabajo previos y las causas de dejar un trabajo para elegir otro.
  • El HH normalmente tiene una idea de cómo es la empresa y tratará de concretar si el candidato encajará en la empresa.

Si superamos esta entrevista lo normal es que ya tengamos una entrevista con el cliente, es decir con quien podría ser nuestro jefe. Actualmente, muchas empresas ya se deciden a hacer las selecciones de entrada, pues en el Departamento de RRHH suelen haber especialistas en selección.

En este punto lo dicho anteriormente se acentúa y en ocasiones se pierden auténticas oportunidades por querer alardear de nuestras excelencias cuando quien tenemos delante quizá nos da “diez vueltas” o no ha tenido las mismas oportunidades que nosotros y nos puede ver como un “fantasma”. Alardear de masters y postgrados y de un nivel de inglés altísimo no suele ayudar precisamente. Lo que nos destaca ya se habrá puesto en el CV.

Por todo ello, en una entrevista finalista la humildad es la mejor receta. Escuchar de nuevo lo que les puede hacer falta a la empresa, que ya lo sabremos, preparar un discurso que sin mentir se acomode al entrevistador, y dejarle claro que nosotros estamos allí para ayudarle a él y a la empresa.

En Recasens & Ros el apartado de las entrevistas lo cuidamos mucho, pues supone la culminación del proceso, y no se trata de desaprovecharlo. Tenemos el listado delas 100 preguntas típicas de los procesos de selección. Las respuestas se repasan cuidadosamente y se mira lo antes visto. En ocasiones, se filman las entrevistas y posteriormente, cuando se visualizan el candidato aprende a corregir algunos aspectos en los que falla.

 

Guillem Recasens

Recasens & Ros

T.- 934521614

M,. 659542452

Guillem@recasens-ros.com

www.recasens-ros.com

 

¿Qué es el ouplacement?

Como todos los conceptos trasladados del inglés al castellano, es un concepto que hace referencia a los medios que pone en marcha una empresa para ayudar a la persona que ha sido despedida o desvinculada de su puesto de trabajo sin su voluntad. El ámbito normal es un proceso de reestructuración de la compañía, en el que hay trabajadores con desempeño adecuado que pueden resultar redundantes en la nueva situación.

 

Por tanto, hay que desterrar la idea de que la persona despedida de su puesto de Trabajo es necesariamente un mal trabajador.

 

Normalmente estos servicios los prestan empresas externes a la compañía, como los Consultores de Transición Profesional, y su finalidad es conseguir que esta persona se reinserte en el mercado laboral en un plazo de tiempo menor del normal, que se estima en unos 6 meses.

 

No hay que obviar el hecho de que la empresa que prescinde de un trabajador, se beneficia de este Servicio para evitar comentarios despectivos del trabajador hacia la misma.

 

El contenido de la ayuda se pacta con la empresa y se acota el  alcance de la prestación. El hecho diferencial es que el coste económico lo soporta la propia empresa. Por ello, aunque el servicios está pensado para ejecutivos, actualmente también puede llegar a buenos trabajadores sin conocimientos en las nuevas tecnologías y a los que hay que ayudar en aspectos mucho más técnicos, como tener una dirección de Gmail, o de Outlook, etc.

 

El consultor de  los servicios de transición de carreras ofrece a los profesionales con los que trabaja consultoría, formación, apoyo y medios que acorten su tiempo de inactividad. Hay aspectos psicológicos a tratar, como el impacto de pérdida de su trabajo, que hay que saber tratar adecuadamente, y otros aspectos puramente de autoconocimiento como persona y como profesional. Por ello, lo más habitual  es que el servicio vaya más allá de encontrar un nuevo trabajo.  Sirve para definir y adecuar la carrera profesional del candidato  Es decir, el consultor ayuda a que el cambio sea coherente y no  precipitado y le ayude en su progresión profesional.

 

 

El Consultor de carreras profesionales o profesional del outplacement no es un seleccionador o un Head Hunter, aunque lo normal es que tanga acceso a Trabajos que encajen con la persona a tratar.

 

El resultado suele ser satisfactorio. Desde que se ha acuñado con éxito la frase de que “buscar Trabajo es un Trabajo en sí mismo”, el hecho de que el trabajador inactivo tanga la mente ocupada en conseguir un objetivo le ayuda al cambio de ritmo de vida experimentado.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

info@recasens-ros.com

M.- 659542452

 

Si me despiden, no sé qué hacer, por @GRecasensR

Si me despiden, no sé qué hacer, por @GRecasensR

Nadie puede estar seguro de que su puesto de trabajo sea para siempre. Es más, si para nuestros padres o abuelos permanecer estable en un puesto de trabajo en la misma empresa durante toda su trayectoria profesional era un valor, hoy esto no es tan habitual y hasta es pernicioso.

Y me diréis ¿qué tiene de malo? Lo que ocurre es que ha habido un cambio de paradigma. En muchos procesos de selección se busca a profesionales que hayan sido capaces de adaptarse a dos o más empresas (no muchas más) y a ambientes distintos, para asegurar su adaptabilidad a la nueva empresa.

Y lo cierto es que todos podemos llegar a pensar que sin “nuestro” puesto de trabajo la empresa lo notará y hasta ello le causará algún perjuicio. Nada más lejos de la realidad. Se prescinde de todo tipo de profesionales y son substituidos (o no) por otros. Por ello, debemos desterrar la idea de que sin nosotros la empresa se verá “en aprietos”. Y podemos ser despedidos en cualquier momento, sin duda. Entonces nos planteamos: No sé qué hacer. ¿Cómo consigo un nuevo trabajo?

La manera de pensar en positivo acerca de este hecho es que cuanto más técnico sea nuestro trabajo, más prescindibles somos. Y si creemos que somos “tan buenos técnicos·”, lo que conseguiremos con un cambio de trabajo es seguir en un puesto técnico en otra empresa. O sea, más de lo mismo. La idea es atesorar experiencia en cada empresa en la que estamos y adquirir competencias, pues en un futuro puesto de trabajo tras el inicial, ya nos pedirán competencias demostrables, por pequeñas que sean. Es decir, que sean traducidas en logros. Y los conocimientos, dejan de ser importantes, pues lo técnico (es decir, los conocimientos) son fácilmente substituibles.

 

Por todo ello, incluso si estamos trabajando estables, es seguro que en algún momento tengamos un cambio (voluntario o forzado). Es bueno detenerse y hacer un inventario de las áreas de conocimiento que tenemos y de los logros demostrables que hemos conseguido a lo largo de nuestra trayectoria.

Y estos logros deben estar interiorizados, de modo que en el momento en que surja una entrevista (que seguro que alguna habrá) sepamos defender nuestra candidatura de forma solvente y sin hacer el ridículo como muchas de los candidatos a los que he tenido ocasión de entrevistar. Muchas veces son respuestas llenas de vaguedades, ideas poco hilvanadas y con un discurso errático. Y no hay que olvidar que todo el proceso de cambio profesional finaliza con una entrevista que hay que “bordar”.

Y de nuevo aquí el trabajo del Consultor de carreras profesionales es garantía de éxito, pues los puntos antes comentados se trabajan uno a uno y se saben defender en una entrevista. El consultor de carreras ayuda a que las respuestas sean fluidas, elaboradas y ensaya las preguntas clásicas de manera que las respuestas sean convincentes. Siempre asesora en beneficio del cliente. Este es nuestro mayor éxito y felicidad.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

M.- 659542452

 

LAS CONSULTORÍAS DE SELECCIÓN NO CONTESTAN

MANDO MUCHOS CV A LAS CONSULTORÍAS DE SELECCIÓN Y NO ME CONTESTAN

Desde luego, es una situación muy desesperante cuando estamos en fase de búsqueda de nuevos oportunidades. Y más porque cuando en ocasiones hemos interesado a la empresa, nos llaman a todas horas y hacemos equilibrios para poder estar a la hora que nos indican en un sitio para otra entrevista o un test psicotécnico.

Cuando el cliente se ha decidido por un candidato que no somos nosotros, pasamos al ostracismo. Raramente nos dicen las causas de no ser los elegidos y el consultor que en otro momento era toda amabilidad siempre está reunido, o hablando por la otra línea y lo máximo que se nos indica es que pasamos a la base de datos para futuras selecciones.

Lo cierto es que las empresas de selección, cuando alguien les encarga una búsqueda se preguntan:

·         ¿Dónde está trabajando la persona ideal? ¿Quién sería la persona ideal?

·         ¿Quién conoce a la persona ideal?

Y dedican todo su esfuerzo a acercarse a este presunto candidato. Además, abren las bolsas de trabajo de escuelas de negocio y cuelga una oferta. Entre esta doble labor de networking y flujo de candidatos sin esfuerzo se hace una preselección y de estos otra criba y al final queda un remanente de unos CV que son los que realmente son llamados a la entrevista.

Por ello, por muchos CV que remitamos a las empresas de selección (o Head hunters), si no tienen una oferta en la que encajemos, nunca nos llamarán. Y si por suerte podemos acceder a una entrevista con uno de ellos, nos recibirá por cortesía, pero el tiempo que dedica a hablar con nosotros lo pierde de entrevistar a candidatos, que en el fono es su negocio.

Es ahí donde tiene mayor importancia la labor de un asesor de carreras, pues en la búsqueda de nuevas oportunidades no se trata de “cargar la escopeta con perdigones”, y esperar que salgo algo,  sino de atinar en la búsqueda y el encaje en la posición. Por eso el asesor de carreras, nos orienta a tener claro hacia  dónde hemos de dirigir nuestra búsqueda, y cómo acceder a estas oportunidades… teniendo en cuenta que las ofertas de trabajo son siempre imprevisibles.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

 

 

Gotas de agua

El cambio de trabajo científico.

El cambio de trabajo “científico”: garantía de éxito.

El que escribe tenía un tío (hermano de mi padre) que pregonaba la teoría del “parchís científico”,  por la cual para ganar al parchís tenías que saber las combinaciones de todas las fichas propias y las de los contrincantes con una antelación  mínima de tres (3) jugadas. Era indefectible: siempre ganaba.

El cambio de trabajo o acceso a uno nuevo se puede hacer igualmente científico, y requiere una sistemática, un proceso y una anticipación a otros contrincantes.

1.- En primer lugar haya que saber bien cuál es nuestro valor profesional en el mercado de trabajo. En puridad, si todas las personas estuvieran contentas en sus puestos de trabajo, sería “0”. Nadie querría cambiar de trabajo, no se crearían posiciones a ocupar y el mercado de trabajo sería ideal. Pero eso no ocurre. Es importantísimo saber cuánto se  estará dispuesto a pagar en el mercado de trabajo por nuestros servicios.

2.- El segundo punto a estudiar es si tenemos un valor técnico o de gestión. Por definición, lo técnico se puede aprender y es un valor perecedero. Por ello, si somos técnicos, el cambio que podemos hacer será para hacer “más de lo mismo”. En cambio, merece la pena estar una temporada en una posición técnica y las personas mínimamente ambiciosas, siempre tendrán la oportunidad de hacer algún  trabajo de gestión. Y si se hace bien, pronto se le confiarán más labores de gestión.  Y de ahí, el salto es más fácil, pues la gestión es intangible, pero es la que aporta valor añadido.

3.- En tercer lugar, hay que tener una consciencia clara de cuáles son nuestros logros profesionales, que van más allá de las funciones.  De ahí,  un eventual empleador podrá ver nuestra utilidad para su proyecto. Si no tenemos logros demostrables nos convertimos en meros funcionarios burócratas abocados a la frustración.

4.- En cuarto lugar, todo ello hemos de ser capaces de reflejarlo en un CV. Pero no hemos hacer referencia en él a las funciones, pues para cargos iguales, las funciones son también iguales, y no nos distinguen. De ahí la importancia de los logros, pues dan idea de nuestras competencias profesionales y ahí redunda el éxito de nuestra candidatura.Es decir, se trata de que un tercero, por medio de los logros, pueda entrever las competencias demostradas en los mismos, y de ahi deducirá que le somos útiles.

Y recordad, la misión de un CV es única y simplemente, que nos llamen por teléfono a una entrevista.

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

Telf. 93 4521614