Entradas

Sólo queda un puente y San Juan cae en miércoles: los jefes tóxicos

Solo queda un puente y San Juan cae en miércoles: los jefes tóxicos

 

Pues sí, aparte del puente de la fiesta del trabajo, que cae en viernes, hasta las vacaciones no hay muchas más posibilidades de tener un parón hasta las vacaciones.

¿Qué se ha hecho de los buenos propósitos de principios de año? Muchos  siguen creyendo que las noticias del crecimiento de la economía, en algo les deberá repercutir. Pero cada vez hay más trabajos en precario, más contratos de días y más descrédito de los políticos.

Pero hay una situación que no siempre nos detenemos a pensar. Y es un hecho que ocurre en las mismas empresas que inician un proceso de selección. Una vez  se pasa el filtro de la empresa de selección y se tiene la entrevista con la persona que podría ser nuestro jefe, de repente observamos que el proceso se para y no nos llaman más. Y  nos preguntamos por qué no ha prosperado el proceso si yo tenía los requisitos de la oferta y la entrevista fue bien.

La respuesta es clara: no siempre el que negocia la oferta a publicar y el responsable del puesto (nuestro futuro jefe) son las mismas personas, a menos que hablemos de altos directivos. Y mucho peor si la persona que negocia la oferta es alguien con preparación sólida, estudios de nivel y trayectoria profesional consolidada, y en cambio nuestro eventual futuro jefe una persona sin tanta preparación. Es decir, el tener un MBA para el “de arriba” es una cosa lógica, pero para el “de abajo” es un peligro real para que mantenga su posición.

 

Este es el problema de muchos jóvenes: hablan tres o más idiomas, están dispuestos a ganar la mitad, a viajar el doble y se manejan de maravilla por países hasta hace poco tiempo impensables. Los “simplicios” son las personas simples que se aferran a su silla y desdeñan a los buenos candidatos con talento más jóvenes porque les ven como una auténtica amenaza. Ello tiene una consecuencia terrible: el talento queda fuera y las empresas mantienen simplicios con muchos años de experiencia en esta empresa y que resisten porque saben que el coste de su despido es muy elevado para la empresa. Pero toda su preocupación es salvaguardar a toda costa su puesto de trabajo. Y entre un candidato con talento y otro con menos, elegirán siempre al menos aventajado para que no le suponga un peligro.

 

¿Nos suena  a chino todo esto?  Se trata de los jefes tóxicos. El gran problema está en que estos jefes no se preocupan en su desarrollo profesional en competencias más que en conocimientos. Por simple definición los jóvenes tienen normalmente más conocimientos y son más rápidos que nosotros. Pero la persona con experiencia debe saber reconocer el talento y su puesto no peligrará si ha sabido desarrollar sus competencias: proactividad, trabajo en equipo, liderazgo, etc. Por ello, este tipo de personas competentes deberían ser capaces de desligarse del calendario y lamentarse porque sólo queda un puente y San Juan cae en miércoles.

 

Pero claro, estamos ya a mediados de abril y no hemos hecho nada por nuestra carrera profesional y seguimos en nuestro puesto de trabajo, que no nos gratifica. Y ¿sabemos si somos competentes? ¿Hemos hecho un inventario de logros que demuestren unas competencias? ¿Sabemos cuál es nuestro valor en el mercado? ¿Tenemos claro en qué somos útiles en una empresa? Si la respuesta es que “NO” a todas, tenemos in problema grave de empleabilidad.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

Llevo 15 años trabajando y no sé para qué sirvo

LLEVO 15 AÑOS TRABAJANO Y NO SÉ PARA QUÉ SIRVO

El número de años trabajados es lo de menos. Lo que ocurre es que cuando nos han contratado en una organización para realizar una labor en concreto aparecen siempre las promesas en la entrevista final (plan de carrera,  estabilidad y si trabajamos duro seguro que prosperamos). Sin embargo resulta que al cabo de un tiempo la persona que te ha contratado cambia de empresa, y en su lugar aparece un directivo que lleva además un equipo de su confianza y a corto plazo prescinden de ti.

¿Cómo afrontar estas situaciones?

En primer lugar hace falta conocer nuestra empleabilidad: es decir a qué persona o proyecto somos útiles. Y no tanto qué es lo que  sabemos hacer.

Lo que es seguro es que si llevamos un tiempo trabajando en caso de cambio profesional no nos van a contratar por nuestros grandes conocimientos, sino por nuestras competencias– Es decir, al acabar los estudios sí nos van a contratar por nuestros conocimientos, ya que las nuevas generaciones saben más que las anteriores. Pero si superamos los 30 serán las competencias de gestión las que tendrán importancia, normalmente para liderar el trabajo de los recién llegados.

Y he ahí el dilema: ¿sabemos cuáles son nuestras competencias de gestión? ¿Sabemos qué valor añadido aportamos a nuestra organización? Y lo peor ¿Sabemos cuál es nuestro valor de mercado?

 Muchas empresas de selección se siguen fijando en nuestros conocimientos y al final de la entrevista nos dicen la consabida frase de que “estamos sobrevalorados para el trabajo” o que el cliente busca un “puesto más junior o más técnico”.

No nos dejemos engañar. A partir de una cierta edad, los conocimientos, aunque importantes  no son fundamentales para alcanzar la posición. Pero algo han de decir para descartar a candidatos no elegidos. Por ello hay que acotar en el CV y que reluzca nuestro valor profesional por encima de nuestros conocimientos técnicos.

¿Cómo se pueden sacar a relucir las competencias? Pues sencillamente por el  inventario de logros, que van a permitir a un tercero valorar si las competencias vertidas en el CV tienen verosimilitud. Esto por supuesto, sin desvelar información confidencial de la anterior empresa, vale la pena fijar en el CV los logros más relevantes que permitan demostrar nuestro valor añadido. Así marcamos las pautas al entrevistador y no nos hace perder el tiempo

Hay diversas maneras de identificar los logros y cómo ponerlos, pero lo mas profesional es establecer el objetivo y los resultados. El resto ya lo preguntarán.

La labor del consultor de carreras es muy importante para evaluar estos logros y hacer que se puedan poner en un CV y que éste sea un reflejo de nuestra profesionalidad.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

  1. 934521614

>M.- 659542452

Déjame tu CV y si sé de algo…

Déjame tu CV y si sé de algo…

 

Muchos de mis clientes que vienen a verme tras un despido,  me comentan que ya  han superado el trance, que están en forma y que ya han hecho una labor de networking. Pero los resultados de esta labor de networking no les han ido nada bien. Han repescado sus contactos, amigos y conocidos y les han explicado su situación. El resultado es el del título de esta newsletter.  El CV queda guardado en un cajón que tras unos meses, va a pasar a la papelera. Y nosotros nos vamos muy satisfechos de la labor.

 

Como no pasa nada, la pregunta surge: ¿Cómo es que yo, que era Director de Departamento e hice muy buena labor con las personas que contacto, ahora no me ayudan a mí? Precisamente, porque “eras” o “fuiste”: tu visibilidad y notoriedad ha bajado. Les interesabas por tu cargo, y no tanto por tu persona.

 

El periodo de desempleo hay que utilizarlo de manera positiva y hacer un plan de acción. En primer lugar, se deben seleccionar contactos que tengan o hayan tenido relación profesional con nosotros. Estos los llamaremos Prescriptores de Posición (PdP).

Hay que tener claro que de las personas que vamos a ver se deben obtener tres cosas:

  • Ganar visibilidad. Es decir, “enamorar” a nuestro interlocutor, dando la imagen de ser personas con recursos.
  • Qué te dé más nombres de otros contactos o PdP.
  • Que te tengan presente para cuando les surja algo.

El mensaje a dar debe trabajarse un poco: hay que pedir “consejo” para captar la atención del interlocutor. Y explicar lo que se ha hecho para identificar proyectos interesantes. Hay que recordar que esta persona suele tener buena relación con nuestro personaje. El resultado aparente es que no ha pasado nada, pero si se han conseguido tres nuevos contactos a los que se puedes contactar, hay que ir a verlos con el mismo sistema, siempre dando referencia (si se nos permite) de la persona que ha dado su nombre.

 

Cuanto mayor sea la “mancha de aceite”, es más que posible que alguien con quien se haya contactado, nos contacte para una posición. Estoy seguro que muchos de los lectores han conseguido puestos de trabajo por contactos. Evidentemente, es un sistema algo lento, pero infalible si se hace bien.

En cuanto a la selección de contactos y su clasificación, hay que ir de la mano de un consultor de carreras para hacerlo de manera correcta y profesional. Hay que escenificar el diálogo, ya que es un “vestido a medida”, seleccionar los contactos y viendo para que nos van a ser útiles y la forma de contactarlos. Como hemos dicho antes, si se hace bien, el resultado es seguro.

 

Guillem Recasens

www.recasens-ros.com

guillem@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

 

El síndrome del afinador de pianos Steinway

El síndrome del afinador de pianos Steinway

 

En muchas ocasiones, cuando una persona se hace un replanteamiento profesional, la primera cosa que le aterra es reconocer que durante toda su vida profesional sólo ha hecho un trabajo y siempre muy parecido, aunque haya habido ascensos en su carrera profesional.

Y se pregunta “qué otra cosa puedo hacer, si solo se hacer…” Es lo que se llama el Síndrome del afinador de pianos Steinway. Efectivamente, si nuestro trabajo es éste, a la hora de buscar alternativas quizá es preferible ampliar un poco la perspectiva hacia “afinador de pianos”, o “afinador de instrumentos de cuerda”, etc.

Si no, nos vemos en un callejón sin salida, y hay una tendencia a elegir un trabajo similar al que tenemos, porque también las empresas buscan alguien que esté ya rodado.

Pero esta manera de pensar es perniciosa y falsa. En el desempeño de nuestro trabajo muy a menudo desarrollamos competencias que son valiosas pero no sabemos desgajarlas de lo que son las funciones, porque no hemos aprendido a hacerlo. Y si nos basamos en distinguirnos de otros competidores por “funciones” nada más, nuestro pretendido cambio está condenado al fracaso, por muchos CV que mandemos a las empresas de selección, porque nadie podrá dar más valor a uno que a  otro.

Es decir en el desarrollo de nuestro trabajo hay ocasiones en que nuestras decisiones no pueden ser circunscritas exclusivamente a un ámbito profesional. La proactividad, el trabajo en equipo, la capacidad de priorizar, la delegación, etc.  son auténticas competencias o habilidades que, desarrolladas, dan lugar a logros valorables. Hay que saber separar el grano de la paja para aprovechar e incluirlo en un CV que tenga interés para un tercero.

 

Ahí es donde redunda la labor del Consultor de Carreras Profesionales, pues atesora una experiencia y entiende lo que van a valorar quienes lean un CV basado en logros y competencias, de otro basado en funciones.

 

En lugar de funciones hay que ser capaz de compactarlo y poner “Áreas de conocimiento o de experiencia”, para demostrar que vamos con la mochila bien equipada y que tenemos un bagaje o expertise en el trabajo. Pero no nos confundamos, a partir de una primera fase en que nos van a elegir por nuestros conocimientos, en las subsiguientes nos van a elegir por nuestras competencias. Porque lo “técnico” se puede aprender fácilmente pero las competencias son un concepto mucho más sutil, y supone el ser exitoso en el desempeño del trabajo, que es mucho más que simplemente hacer el trabajo de manera eficaz.

Y sin duda estos CV son los que aseguran el éxito y la posibilidad de hacer entrevistas de trabajo y dar respuestas con contenido y valiosas.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

Guillem@recasens-ros.com

M.- 659542452

Llega la Navidad. La paradoja de los parientes, por @GRecasensR

Llega Navidad. La paradoja de los parientes, por @GRecasensR

Nos acercamos a unas fechas muy bonitas y entrañables. Las Navidades no  son vacaciones muy largas, pero quien más quien menos hará unos días de descanso en familia.

Y volvemos a reunirnos con personas que quizá hace un tiempo que no vemos y aprovechamos para ponernos al día. Dejando de lado comentarios amables sobre los hijos y lo altos que están y otras banalidades, inevitablemente en el segundo plato de la gran comilona se toca el tema laboral. Y aquí las miserias de muchos se olvidan y se magnifican los logros y lo bien que les va a todos.  Y uno, que tiene el trabajo que tiene, puede caer en un estado de baja autoestima, enojo o incluso envidia.

Y nace el dilema: ¿Cómo es que a todos les va bien y a mí me va mal? Estoy en la peor empresa del mundo. Si a mi cuñado, con un chiringuito, le va mejor que a mí. O si mi cuñada, que no pasó del bachillerato está “montada en el dólar”, mientras que yo, que  tengo un MBA tengo un sueldo justito.

Lo cierto es que mucha gente tiende a magnificar algunos aspectos de su vida, y muy especialmente temas como el trabajo, el coche que se ha comprado (aunque esté pagándolo a plazos durante 5 años) o el viaje que han hecho a las Islas Fidji (que también está pagando a plazos). ¡No os dejéis engañar!

Una vez pasado el efecto demoledor de los comentarios de los parientes y una vez comida una buena dosis de turrón balsámico, nos calmamos y vemos que no estaría mal dedicar estos días de descanso a hacer un breve estudio de nuestra situación y de por qué tenemos estos sentimientos no muy benignos.

 

Y vemos que mucha gente hace cambios de trabajo. No es una tarea imposible. Y no es que tengan suerte. Es que “se lo trabajan”. Lo planifican, hacen un CV profesional, conocen sus carencias, tienen una buena agenda de contactos atesorada con el tiempo y que han cuidado, se preparan y siguen un plan de acción a rajatabla  muy elaborado.

Es lo que se llama el cambio de trabajo científico.

Ante la pereza, el desánimo, la poca preparación, y el despiste, el Consultor de Carreras Profesionales hace todo esto para sus clientes y le prepara para el cambio de trabajo. Y no con falsas palabras como “tranquilo,…. Es una mala racha”. Traza un plan de acción muy estudiado, para cada cliente y lo ejecuta de manera perseverante y contumaz. El resultado no es otro que conseguir el cambio profesional, de trabajo o de empresa.

Por tanto, el consultor de carreras es capaz de ayudar a conseguir el cambio. Hay esperanzas reales para todos los que pueden estar mal en sus puestos de trabajo. La primera visita es gratuita y los resultados espectaculares. Todo está muy guiado y los resultados empiezan a verse desde el principio.

 

Por tanto, cierro el año con mis comentarios que espero que os agraden y no puedo dejar de desearos a todos Feliz Navidad y unas muy buenas fiestas.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

Guillem@recaens-ros.com

M.- 659542452

EL consultor de carreras acelera el encontrar trabajo

EL CONSULTOR DE CARRERAS ACELERA EL ENCONTRAR TRABAJO

 

La manera de buscar y encontrar trabajo hoy en día difiere mucho de hace un tiempo. Y muchas personas que han perdido el trabajo o esperan cambiar de trabajo siguen estancándose en el clásico “dar voces” y “mandar muchos CV”. Normalmente son consejos de amigos bien intencionados pero que  no tienen ni idea de cómo van estos temas actualmente.

Evidentemente, el hecho de que aparezca un puesto de trabajo es aleatorio. No sabemos de antemano cuándo se va a crear una posición en una empresa. Pero nuestra obligación es estar preparado para cuando aparezca.

Y siendo claro que algunas personas tienen más facilidad o conocimientos en unas áreas que en otras, siempre empiezan por hacer un CV basado en funciones, demostrando que “saben mucho” y la gran experiencia que tienen.  Algunas personas no han hecho nunca un CV y no saben por dónde empezar. Lo que queda claro es que esta es la primera fase de un proceso de búsqueda. Perseverar en la experiencia en temas técnicos es un error de principiante. Hoy en día las nuevas generaciones aprenden los temas técnicos a una  velocidad vertiginosa, hablan más y mejor idiomas y están dispuestos a viajar el doble y a ganar la mitad. Es un error garrafal y de mucho calibre empezar mal. Genera una gran frustración y la autoestima baja en picado.

 

Lo que hay que tener claro es que tras un tiempo de experiencia, conseguiremos nuestros futuros trabajos por competencias. Y las competencias, aunque sea un concepto muy  “manoseado”, no es más que un comportamiento, una actitud, unos conocimientos y una aptitud que permiten ser exitoso en una posición concreta. . Por lo tanto, los conocimientos son sólo una de las” cuatro patas” del concepto competencia. La gracia es que las competencias son trasladables a otros proyectos: es decir, el que tiene dotes de líder, las tendrá siempre. Esto es lo que permite hacer un cambio de sector y a veces de posición: las competencias demostrables.

¿Demostrables? Evidentemente, hay un baremo para medir cuán competentes somos: los logros profesionales, es decir, lo que nos destaca de los demás. La persona que sigue haciendo un CV fijándose únicamente en funciones está condenado al fracaso.

Por ello, en la medida en que seamos conscientes de nuestras competencias y nuestros logros, y lo sepamos reflejar en un CV, y posteriormente verbalizarlo, ello nos abrirá a nuevas perspectivas laborales.

 

Y ahí es donde incide el consultor de carreras: asesorará al cliente en si debe proseguir en una organización, dar el cambio o iniciar un proyecto propio, basado en temas objetivos y no de buena voluntad. Cada una de las posibilidades se estudian pormenorizadamente y al cliente sale plenamente convencido de lo que  sabe y debe  hacer. Por tanto, es lógico que el consultor de carrera acelere el proceso de incorporación en una organización, pues la parte interna del proceso la hace con el cliente. A partir de ahí, la salida al mercado de trabajo es mucho más franca y abierta.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

ww.recasens-ros.com

info@recasens-ros.com

M.- 659542452

T.- 934521614

¿Dejas que sean otros los que dirigen tu carrera profesional?, por @GRecasensR

¿Diriges tú tu carrera profesional u otros lo hacen por ti?, por@GRecasensR

www.recasens-ros.com

Realmente es descorazonador comprobar que no siempre tenemos el control de nuestra carrera profesional. Sobre todo, si estamos en una empresa, sea en la posición que sea, hacemos más de lo que debemos (por ejemplo “regalar horas” a la misma u otras sutilizas por el anodino sonsonete de que “siempre se ha hecho así”), y con el paso del tiempo nuestra realidad profesional no es ni parecida a las promesas del momento de nuestra incorporación.

Por ejemplo lo de la carrera profesional prometida en la oferta de trabajo cada vez más es un mito que rara vez se cumple, porque en muchas ocasiones nuestro superior jerárquico ha alcanzado su posición tras mucho esfuerzo y sabe que no podrá ascender más. ¿Para qué va a perder tiempo en formar a una persona mejor que él y que probablemente pronto le quite el puesto?

Del mismo modo este mismo jefe mediocre (pero con cierta ascendencia) a la hora de participar en una selección de personal para su departamento, tiende a desconfiar de los MBA de prestigiosas escuelas de negocio… porque probablemente él tiene a lo sumo una licenciatura o pseudo-licenciatura (porque le faltan algunas asignaturas colgadas) y no habla idiomas. Es el clásico perfil de las personas que “tienen estudios en …”¿Creemos que cogerá al más capacitado para la posición? Lógicamente, no.

Estas personas (a las que llamo Simplicios, por lo “simples” que son) son los que dirigen nuestra carrera profesional a su antojo (es decir no lo hacen), incapaces de gestionar su día a día, con una nula visión y por supuesto con un solo objetivo en su vida: conservar su puesto de trabajo. Y estamos hablando de la realidad de este país.

¿Tenemos que aguantar  a superiores mediocres? ¿Tenemos que perpetuarnos en una posición gris tapados por personas sin criterio? ¿Acaso no tenemos estudios y preparación para aspirar a algo más que a una posición intermedia?

Pero no lo olvidemos: si uno mismo no gestiona su carrera profesional, otros lo harán por él.

Pero claro, gestionar nuestra carrera profesional es una labor  compleja, que requiere un tiempo, dedicación y sobretodo, ir a nuestro interior y descubrir qué hemos sido capaces de lograr, qué retos y éxitos  profesionales atesoramos. Esta es la verdadera medida de nuestra profesionalidad y si lo sabemos enfocar de manera adecuada es lo que nos va a dar oportunidades de elegir otras alternativas.

 

Y en muchas ocasiones no se sabe ni cómo empezar. Aquí es donde empieza la labor del consultor de carreras, que guía, asesora y acompaña al profesional a conocerse profesionalmente, sin falsas expectativas y con una alta dosis de realismo. Es un proceso sistemático, progresivo, y de gran impacto en nuestros  clientes, que de repente se dan cuenta de lo que han sido capaces de lograr y que estos logros  tienen un valor en el mercado, y precisamente los logros es lo que distingue a los simplemente trabadores de los triunfadores. Hemos de conocer lo que nos distingue de los demás y esto no se consigue por las funciones sino por las competencias traducidas en logros.

Por ello, esta labor introspectiva no es baladí. Pero debe ser guiada por un consultor de carreras para evitar que nos estrellemos con falsas expectativas o esperanzas dadas por amigos en una charla de bar. Dan consejos con el mejor propósito pero con total desconocimiento de la realidad de la situación. Probablemente ellos también están mandados por un Simplicio pero son incapaces de poner remedio, porque “es lo que hay”.

 

Guillem Recasens

Recasens&Ros

www.recasens-ros.com

info@recasens-ros.com

T.- 934521614

M.- 659542452

Hoy no me puedo levantar

 

HOY NO ME PUEDO LEVANTAR

www.recasens-ros.com

Estamos en la segunda quincena de septiembre. Cada día cuesta más levantarse de la cama. Las vacaciones son un recuerdo. El oasis en el que hemos vivido durante unas tres semanas o un mes se ha volatilizado y se han agotado algunos “puentes” que ha habido.
Y estar en la segunda quincena de septiembre significa para muchos volver a las mismas caras, la misma mesa, los mismos jefes y sobretodo el mismo trabajo… ¡Y no hay otro parón hasta Navidad!El título responde a esta realidad: Hoy no me puedo levantar.

 
El periodo vacacional es ideal para hacer replanteamientos de todo tipo. No hay que dejar de hacer vacaciones, pero si se está mal en el trabajo, merece la pena dedicar un tiempo a profundizar en las causas de la insatisfacción laboral.
• ¿Es el trabajo en sí mismo lo que no me gusta?
• ¿Son las condiciones del trabajo las que no me gustan?
• Veo que en el trabajo no prosperaré y ello me crea frustración.
• ¿Debería hacer algún curso de formación?
• Se auguran cambios (ERO, despidos, etc.) y tengo que aprender a moverme.

Peor todavía, si compramos un libro de autoayuda que nos cuenta una serie de obviedades que ya sabemos. ¡Tengo que hacer algo! ¡Pero no tengo ni idea de por dónde empezar!

Al igual que a la hora de hacer una dieta, no hay fórmulas mágicas para perder peso en 15 días. Merece la pena ponerse en manos de un profesional que nos ayude y controle nuestra evolución.

Pues lo mismo pasa con las causas de nuestra insatisfacción laboral. El consultor de carreras hace un estudio profesional de cada persona, totalmente confidencial, en el que se tratan ya de entrada las posibles causas de dicha insatisfacción. Y a partir de la primera sesión estas impresiones se ponen en práctica.
Si el problema persiste, se trata de hacer un estudio pormenorizado de los logros profesionales (es decir, aquello que va más allá de las funciones y que aportan Valor añadido). Un estudio de los logros supone una labor de introspección que nos hace ver que hemos conseguido cosas de valor añadido, y que seguimos siendo útiles a alguien.
Ello supone una “cascada” de ideas que se van consolidando. Solamente de esta manera se puede hacer un CV que refleje nuestra profesionalidad y el valor añadido aportado. El flujo de ideas es ordenado y valorado por el consultor, que gracias a ello, es capaz de confeccionar un CV ganador. Y normalmente siempre habrá alguien interesado en leer un CV que aporte información de éxitos “profesionales, pues, si una persona ha conseguido éxitos demostrados en otras organizaciones en áreas en que yo tengo problemas, me los podrá resolver a mí también.
Y ahí está la raíz del problema. Muchos CV se basan simple y llanamente en hacer una redacción de funciones más o menos ornamentadas, que resultan ser unos documentos arquetípicos, sosos, aburridos y de poco valor. Estos CV son automáticamente archivados por empresas de selección.

Guillem Recasens
Recasens&Ros
T.- 659542452
Gran Via Corts Catalanes 529, 1º 2ª
08011 Barcelona
www.recasens-ros.com
info@recasens-ros.com

 

La paradoja del balsamo de las vacaciones

LA PARADOJA DEL BÁLSAMO DE LAS VACACIONES (Y DE LOS FINES DE SEMANA).

Llegan las vacaciones para la mayoría de personas. Si estamos ocupados, las esperamos con ansia, incluso ya hace días que están planificadas.

Si estamos desocupados, la situación es distinta. De repente, hay un cierto desahogo, pues todos los que nos rodean dejan de hablar de trabajo y todo el mundo se equipara, pues en la playa o en la montaña vamos a descansar. Durante unos días se produce un efecto balsámico parecido al del fin de semana de la persona desocupada. Dura hasta el domingo por la tarde. En las vacaciones, esto ocurre hacia finales de agosto, en que de repente mucha gente vuelve al trabajo. Y entonces, repentinamente se acaba el efecto balsámico, y se vuelve a la realidad.

Incluso a muchas personas,  cuando falta una semana para volver al trabajo les entran todos los males. Y el día de su reincorporación representa un gran disgusto.

Entonces, ¿por qué no dedicar parte del tiempo de vacaciones a hacer un replanteamiento profesional? Si no lo hacemos, esto se puede deber a que “nos da pereza” y entran en juego los paradigmas profesionales:

  • No hay ofertas de trabajo… cada día hay más paro…
  • Dicen que todo está muy mal…y yo al menos tengo algo.
  • Llevo muchos Cv enviados y no me contestan… tengo mala suerte.
  • Odio mi trabajo, pero ya estoy acostumbrado…
  • ¡Que paliza hacer CV e ir a entrevistas de trabajo. ¡Pero si no tengo ni idea de cómo va todo esto!

Y muchos se consuelan con estos tópicos, y se auto engañan. Siguen a disgusto en su trabajo, insatisfechos, incapaces de pensar en que no todo termina en su actual trabajo. Durante vacaciones  es el momento en el que merece la pena dedicar un tiempo a tratar de responder a estas cuestiones, alejando los paradigmas.

 

Hay que saber entrar en acción, qué hacer para superar esta insatisfacción profesional  y cómo conseguir entrevistas ganadoras. En definitiva, todos tenemos derecho a  tener un trabajo que nos satisfaga. Recasens&Ros ayuda a este cambio de pensamiento.

 

Merece la pena seguir una senda trazada por un asesor de carreras profesionales,  que acompaña a las personas a superar su situación.

Es este el momento en el que las personas con espíritu de mejora y fuerza de voluntad aprovechan y deciden ponerse en manos de un asesor de carreras profesionales. Es un profesional independiente, con experiencia que puede y sabe ayudar en cualquiera de las dos situaciones. Recasens & Ros asesora en ambos ámbitos con resultados notables, y ésta es la dedicación principal de nuestro gabinete.

 

Guillem Recasens

 

Recasens&Ros

Grab Via Corts Catalanes 529, 1º 2ª

08011 Barcelona

T.- 934521614

M.- 659542452

Incluir un inventario de logros en el CV

¿PARA QUÉ SIRVE UN INVENTARIO DE LOGROS?

 

A la hora de ponernos a redactar nuestro CV, y tras poner nuestros datos personales y estudios, empiezan a surgirnos dudas en relación a las distintas posiciones que hemos ocupado: años de permanencia en una empresa, cambios de trabajo, funciones realizadas, etc.

Pero de repente nos atenaza una duda: si hemos hecho algún cambio “irregular” (despido, menos de un año en un trabajo, etc.) ¿debemos ser sinceros o podemos “maquillar” nuestro documento?

Aunque cierto maquillaje es admisible (siempre que no sea falsear la verdad), en el sentido de cambiar el concepto de “colaboración” por “participación” para dar cierto énfasis a nuestro documento, lo cierto es que muchos de nosotros nos centramos en el contenido de las funciones realizadas. Algunos candidatos con poca iniciativa se atreven a poner como funciones: “las propias del cargo”.

Y una vez realizado el CV parece irreprochable: datos personales correctos, una foto impecable, una formación académica de peso específico y una lista de empresas y cargos correcta, con un resumen de funciones presentable.

 Pero, si nuestras distintas posiciones de trabajo han estado en el área del Marketing, por ejemplo, y aunque hayamos tenido alguna promoción, si lo comparamos con otro CV de una persona análoga a nosotros, ¡el contenido del trabajo es idéntico o muy parecido!

¿Cómo podemos conseguir que nuestro CV destaque?

La clave radica en ser capaz de hacer una relación de logros profesionales. Es decir, aquello que sobrepase a las funciones y que haya ayudado a la empresa a ganar dinero. Por ejemplo, aunque en nuestro job description no incluya el liderazgo de proyectos, con el trabajo diario sí podemos dar sensación de iniciativa y de capacidad de hacer  labores más allá de las funciones y nos pueden encomendar el liderazgo de un proyecto. Ello nos ayuda a conseguir valor añadido y en definitiva, son reflejo de unas competencias, que posibilitan a un tercero comprobar  si yo le seré útil en su empresa o no.  Por tanto, un CV basado exclusivamente en funciones no es una herramienta suficientemente buena para conseguir una llamada telefónica.

La identificación de logros es una tarea ardua. Supone ir al “baúl de los recuerdos” y hacer un análisis retrospectivo de aquello que hicimos que aporto valor a la empresa. No se hace en una tarde. Requiere de más tiempo y en ocasiones se nos ocurren ideas distintas situaciones. Siempre recomendamos ir con una libreta y anotar estos logros para trabajarlos en ocasiones de calma.

En Recasens&Ros este apartado de trabajo es imprescindible para acabar de pulirlo  e incluirlo en el propio CV, y sin duda un CV elaborado de esa manera, recibe llamadas.

Guillem Recasens

Recasens&Ros

T. 934521614

M.- 659542452

info@recasens-ros.com